Verdemar-Ecologistas en Acción, critica la pasividad de las administraciones ante las denuncias presentadas por la esquilmación de llapa Patella Ferrugiena, entre otras especies, en peligro de extinción y con máxima protección, en la zona de las Cala de las Sardinas y San Diego, en el término municipal de San Roque (Cádiz).

La organización ecologista denunció  en agosto del pasado año a la Consejería de Medio Ambiente y al Ministerio de Hacienda y Administración Pública para advertir de que en la zona citada, los bañistas, además de infringir la zona marítimo terrestre aparcando en un sitio indebido, estaban esquilmando las colonias de lapas de la zona, lo cual es un delito penal, ya que se trata de una especie amenazada.

Estas denuncias, presentadas en agosto de 2017, han tenido respuesta solo por parte de la Consejería de Medio Ambiente en marzo de este año, señalando que se daba traslado de dicha denuncia a la Demarcación de Costas y a la Delegación de Agricultura y Pesca de la Junta, así como que se ponía en conocimiento de los agentes de Medio Ambiente con el objeto de incrementar la vigilancia y tratar de evitar en la medida de lo posible que esta situación se repita.

Lamentablemente la situación se repite un año más durante todo el año sin que haya vigilancia y condenando la desaparición a la Patella Ferrugiena, que es una especie amenazada con un grado de protección como el lince ibérico.

Por todo ello, hemos insistido en pedir mayor implicación y real a las administraciones competentes, a que “aunque se trate de una especie animal que no reporte a los políticos tantas fotos y notoriedad como el lince, también está en peligro de extinción y con muchas posibilidades de que desaparezca por la acción del hombre.

Ecologistas en Acción quiere recordar que la lapa ferruginosa o lapa herrumbrosa, se trata de una de las especies más emblemáticas desde el punto de vista de la conservación del medio marino en el Mediterráneo pues es, quizás, la especie más amenazada de extinción en este mar. Las conchas de Patella ferruginea constituyen uno de los elementos más característicos de los concheros desde el “Se distingue muy bien de las otras lapas mediterráneas por su concha grande y recia y por las gruesas y elevadas costillas” Paleolítico al Neolítico en toda la cuenca mediterránea occidental. Ello indica que era consumida por el hombre desde muy antiguo. Tal vez debido a la presión humana la especie ha ido desapareciendo de amplias zonas, sobre todo de la cuenca norte del Mediterráneo.

En la actualidad ha quedado relegada al sector occidental de la costa norteafricana, a puntos aislados del sur de España, de Córcega y de Cerdeña y a algunas pequeñas islas del Mediterráneo central. El declive de la especie, que puede haber sido potenciado además por el progresivo deterioro de la franja litoral, continúa de manera alarmante en nuestros días y muchas de sus poblaciones están a punto de desaparecer.

Todo ello ha conducido a que esta lapa figure en diversas listas de especies amenazadas (Anexo IV de la Directiva Hábitat, Anexo II de los Convenios de Berna y de Barcelona). Asimismo, está incluida en el Catálogo Español de Especies Amenazadas con la categoría de “en peligro de extinción” (BOE, 22 junio 1999, nº 148: 23921-23922).

En este sentido, es preciso destacar que se trata del primer invertebrado y, a su vez, la primera especie marina para la que se ha elaborado en España una estrategia nacional para su conservación (publicada en 2009). Hasta ahora la Junta de Andalucia está permitiendo que esto ocurra en el litoral del Campo de Gibraltar.