Con motivo de las vacaciones de verano es habitual que nos acerquemos a la costa en busca de una zona de ocio, en la mayoría de los casos buscando un ambiente natural y tranquilo. Sin embargo no siempre es esa la situación que nos encontramos y, por eso, Ecologistas en Acción lanza la campaña #PlayadeBandera, siguiendo el hilo del informe Banderas Negras. Mediante esta acción, queremos que la ciudadanía haga públicas las malas condiciones que encuentra en su playa o zona costera, compartiendo fotografías en las redes sociales Facebook, Instagram y Twitter, con el hashtag #PlayadeBandera.

Gracias a la facilidad de difusión de las redes sociales, se pretende hacer un uso de ellas para que se den a conocer aquellos entornos de las costas españolas que no cumplen con unas mínimas condiciones medioambientales, o que aun cumpliéndolas, generan molestias o ponen en peligro a los bañistas, como sucede, por ejemplo, con la presencia en zonas indebidas de motos acuáticas y otras embarcaciones ligeras.

Muchas veces, nos encontramos con que las playas o zonas costeras donde veraneamos no son ese entorno paradisíaco con el que habíamos soñamos, todo lo contrario. Debido a ello, desde Ecologistas en Acción consideramos que son muchas playas las que se merecen una Bandera Negra, y que los y las ciudadanas tienen derecho a denunciar públicamente según su propio criterio. Es una forma de empoderar a la ciudadanía a no conformarse cuando perciben que algo no está bien.

Los criterios por los que otorgar una Bandera Negra son diversos, pero es evidente que hay impactos que a todas las personas nos llaman la atención, como por ejemplo: acumulación de basuras y plásticos, aguas sucias, masificación turística, vertidos de aguas, construcciones en primera línea de playa, fondeos irregulares, destrucción de dunas, entre otros.

Estos y otros aspectos de origen antrópico, son los que se pretenden denunciar con esta campaña, por lo que animamos a los y las veraneantes, a que participen en esta denuncia colectiva a lo largo de estos meses de verano. Gracias a la participación ciudadana, podremos lograr mejorar la situación de nuestras deterioradas playas y de un espacio público cada vez más privatizado.

Ecologistas en Acción considera que es posible integrar el disfrute estival con el respeto al medioambiente, pero actualmente, nos encontramos con que se sigue fomentando el turismo masivo de “sol y playa”, lo que genera un bucle retroalimentado del uso de unos recursos limitados, a la vez de una demanda de ocio, que acaba repercutiendo en los ecosistemas litorales y en la propia salud de las personas. Recordamos que el año 2017 batió el récord turístico, con 82.2 millones de turistas.

Artículos relacionados