El 16 de julio, Ecologistas en Acción de Ciudad Real registraba una petición de nulidad del anuncio aparecido en el DOCM del 4-7-2018 por incumplimiento del derecho a la participación del público en la toma de decisiones. Para esta asociación, se resume en los siguientes motivos, no sujetos a derecho:

  • Reducción del plazo legal establecido.
  • Reducción del plazo legal establecido en su cómputo.
  • Insuficiencia de la información.
  • Falta de claridad de la información.

Todas estas irregularidades hacen farragosa la búsqueda del expediente, cuyo titular es Minas de Almadén y Arrayanes, S.A. (MAYASA). Se da la circunstancia de que no coinciden las fechas, ni la redacción en el tablón de anuncios de la Dirección Provincial de Ciudad Real (Servicio de Industria y Energía) de la Consejería de Economía, Empresas y Empleo.

El plazo puesto para presentar alegaciones es el mínimo (15 días hábiles), incumpliendo la legislación, que dice “como mínimo, tiene que ser 20 días”. Al someter a consulta pública en pleno verano, para pasar más desapercibido, el promotor busca sortear la oposición social a su proyecto de planta de almacenamiento. Con el agravante de que la DIA es de 2015, y en tiempo y en forma tenían que haberse culminado hace tiempo todos los trámites. El hecho de que la empresa no tenga permiso para almacenar productos tan peligrosos como el mercurio y el azufre granulado (inflamable y que puede producir incendios), le ha obligado a dar visos de legalidad con la publicación del preceptivo anuncio, impugnado por Ecologistas en Acción-Ciudad Real.

El proyecto busca desarrollar procesos de solidificación del mercurio líquido calentando mezclas a más de 120 ºC, sin conocer todavía las consecuencias que se pueden derivar, tanto en la salud de las personas, como en el medio ambiente. Los resultados obtenidos por el momento únicamente han sido probados en laboratorio, y no a gran escala y de forma continuada. Las operaciones de carga y descarga de productos peligrosos (mercurio y azufre), su manipulación en la realización de mezclas para su solidificación, junto al traslado de los materiales obtenidos para su almacenamiento definitivo en manos de “gestores autorizados” (del que desconocemos su identidad y lugar) llevarán aparejado el trasiego de camiones y el riesgo de accidentes, con el consiguiente peligro de catástrofes.

Y es que Ecologistas en Acción de Ciudad Real teme que los residuos no hagan viaje a ninguna parte y sean acumulados en el triángulo configurado por Almadén-Gargantiel-Almadenejos, como ya ocurrió con los residuos tóxicos y peligrosos importados de numerosos países en la década de 1980, muchos de los cuales fueron enterrados, sin respetar de modo alguno mínimos de seguridad. A día de hoy sigue sin haber un seguimiento y control periódico sanitario, ni se hacen analíticas de agua, tierra, aire, flora y fauna de los lugares más contaminados.