· Tras la publicación del informe de 2017 de la Agencia Tributaria sobre la venta y matriculación de vehículos en España, Ecologistas en Acción exige al Gobierno que reforme el impuesto de matriculación y que informe sobre la alta contaminación de los vehículos diésel.

· Solo el 25 % de los vehículos pagaron el impuesto de matriculación en 2017.

· En lo que respecta a los diésel, los vehículos más contaminantes, 2017 tampoco fue un mal año: su venta solo disminuyó en 34.000 unidades respecto al año anterior, y se matricularon cerca de 700.000 vehículos con este motor, aumentando incluso la venta de los vehículos diésel más caros.

 
Según el informe de 2017 de la Agencia Tributaria publicado el 31 de julio, el 75 % de los vehículos no pagaron impuesto de matriculación este año en España. Para Ecologistas en Acción estos datos son muy negativos y son consecuencia de no haber actualizado la normativa que lo rige desde hace más de diez años.

Si analizamos los vehículos diésel, el caso es aún peor. A pesar de ser vehículos incluso más contaminantes que sus equivalentes de gasolina, los primeros pagan menos, y un 78 % no pagaron dicho impuesto. Esto es debido a que los epígrafes en los que se basa el impuesto dependen únicamente de las emisiones oficiales de CO2 que, en el caso los vehículos diésel, son menores.

No obstante, según un estudio de la federación Transport & Environment, si se compara el ciclo de vida de un vehículo diésel y uno gasolina, el primero  produciría alrededor de tres toneladas más de CO2.  Este hecho se une a que los vehículos diésel producen más gases contaminantes que los automóviles de gasolina. Y es que, tal como ha demostrado un estudio realizado a más de 370.000 por el ICCT (el mismo organismo que destapó el escándalo de Volkswagen), incluso los diésel más modernos (Euro 6) contaminan más que sus equivalentes de gasolina.

Sin embargo, las ventajas fiscales tanto en el impuesto de matriculación como en la menor imposición del carburante continúan contribuyendo a que los vehículos diésel sigan vendiéndose, a pesar de las amenazas lanzadas por diferentes administraciones.

De hecho, según el mismo informe de la Agencia Tributaria, en 2017 se matricularon 677.379 vehículos diésel, solo 34.790 menos que el año anterior. Y es que el 2017 fue un buen año de ventas de vehículos, con un incremento de más de 100.000 vehículos matriculados respecto al año anterior. Así que, aunque el porcentaje de vehículos diésel matriculados disminuyó del 61 % al 53 %, el número total de vehículos diésel vendidos fue solo ligeramente menor. Para Ecologistas en Acción esto supone una muy mala noticia para la calidad del aire, ya que se trata de vehículos muy contaminantes que continuarán en nuestras carreteras más de una década.

Por otro lado, en el pasado año aumentó tanto en porcentaje (un 1 %) como en número (2.234 vehículos) la matriculación de vehículos diésel de gama más alta, vehículos con un valor medio por encima de los 25.000 €.

Por todo ello, Ecologistas en Acción demanda una modificación del impuesto de matriculación, para que por un lado se actualicen los epígrafes que fijan los tipos y las exenciones en base a las emisiones de CO2 y por otro, se penalice a los vehículos más contaminantes, los diésel.

Nuria Blázquez, responsable de la campaña de diésel de Ecologistas en Acción: “Además de incrementar los impuestos al diésel, el Estado debería obligar a proporcionar información veraz sobre el nivel de contaminación de un vehículo diésel antes de comprarlo. Muchas personas que compran un coche se sienten engañadas cuando descubren que su diésel moderno es en realidad muy contaminante”.