Convocados por Ecologistas en Acción, un centenar de personas se concentraron ayer ante las taquillas de la plaza de toros de El Puerto de Santa María para denunciar que el maltrato animal se pretenda convertir en fiesta y espectáculo.

Con pancartas contra el maltrato animal y la tortura que suponen las corridas de toros, los concentrados se mantuvieron una hora junto al monumento a Paquirri, frente a las taquillas, coreando lemas como “La tortura no es cultura”, “Vuestras entradas están manchadas de sangre” o “Menos capote y más Quijote”.

La concentración, que había cumplido con todos los trámites legales, se desarrolló sin incidentes, exceptuando la actitud agresiva de algunos asistentes, con peinetas incluidas, lo que corrobora que quienes disfrutan con el maltrato animal pueden también justificar conductas violentas con las personas. Lo más indignante fue la actitud de algunos niños. Si ya es inadmisible que se permita la asistencia de menores a estos festejos sangrientos, más lo es que ante sus padres se dediquen a hacer saludos fascistas, o vayan a torear con una almohadilla a los concentrados, lo que provocó la intervención de la policía nacional que retiró al menor, ante la pasividad y complacencia de sus padres. Esto motivó el grito de “Esta es la educación que le dais a vuestros hijos”.

Ecologistas en Acción espera que esta sea la última temporada de toros en El Puerto y que nunca más se convoque un concurso de adjudicación de la plaza para festejos taurinos. Lo que ahora es excepcional y complementario -las actuaciones culturales, deportivas y musicales-, se debe convertir en el único uso de este recinto, que es de toda la ciudadanía, y no propiedad de los taurinos.

Ecologistas en Acción lamenta la asistencia de los máximos representantes municipales a estos actos de tortura animal, políticos que pertenecen al mismo partido (PSOE) que dice estar contra el maltrato animal.

Ecologistas en Acción continuará su lucha hasta conseguir que el toro sea también una especie animal protegida por ley contra el maltrato. La presión social terminará por conseguir que el lobby taurino de Andalucía –capitaneado por PSOE, PP y Ciudadanos-, termine aceptando la mejora de la legislación de protección animal en Andalucía, incluyendo las corridas de toros como festejos de maltrato animal.