El espacio escogido se encuentra en el área de campeo de dos cercanas colonias de Cernícalo primilla, un ave catalogada en la Comunidad de Madrid en peligro de extinción. La parcela se ubica además en su totalidad dentro de la Zona de Interés Arqueológico “El Espartal”, declarada Bien de Interés Cultural desde 1995.

Espartal-Ecologistas en Acción de Valdemoro ha presentado alegaciones ante la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la CAM con motivo de la construcción de un campo de tiro promovido por la sociedad Armería San Huberto en el término municipal de Valdemoro. El proyecto, denominado Campo de Tiro “Cerro de la Piedra” (para Tiro de Armas Cortas y Largas de 25 a 200 m), se localiza al noreste del casco urbano, en una finca de uso agrario clasificada como suelo urbanizable no sectorizado por el vigente planeamiento.

El entorno donde se pretende construir, a escasos 2 km. del Parque Regional del Sureste, posee un gran interés ecológico y paisajístico, constituyendo una suerte de corredor natural entre las áreas protegidas de Pinto y San Martín de la Vega. A juicio de la asociación ecologista, el documento ambiental presentado por el promotor adolece de una notoria falta de rigor, que solo justifica el deseo de subestimar los evidentes valores naturales del paraje.

Desde 2016 GREFA viene marcando con dispositivos GPS individuos reproductores de cernícalo primilla (Falco naumanni) pertenecientes a las colonias de Pinto y Perales del Río, con el fin de estudiar las áreas de alimentación y la ecología espacial de la especie. Esta pequeña rapaz se encuentra catalogada en la Comunidad de Madrid desde 1992 en la categoría “en peligro de extinción” (Decreto 18/92, 26 de marzo de 1992). El declive de esta especie en todo el territorio nacional ha seguido en Madrid la misma tendencia. Los estudios de campo efectuados por dicha asociación permiten concluir que la parcela propuesta por el Proyecto Básico de Construcción de Campo de Tiro “Cerro de la Piedra” (Polígono Nº10, Parcela Nº 168) se encuentra dentro de las áreas de campeo de los cernícalos pertenecientes a los primillares de Pinto y Perales del Río.

La asociación ecologista considera inaceptable el coste ambiental del proyecto en una zona natural tan valiosa, máxime cuando Valdemoro cuenta ya con instalaciones muy próximas y de características similares, como las del Club Deportivo Centro Madrid, que satisfacen las necesidades de los aficionados a estas modalidades.

Por otra parte, en su escrito Espartal-Ecologistas en Acción de Valdemoro ha advertido a las autoridades regionales que las normas urbanísticas del actual PGOU establecen que un equipamiento social de tipo deportivo como el presentado -curiosamente en mitad del verano- requieren su tramitación urbanística como “Proyecto de Actuación Especial” en suelo urbanizable no sectorizado.