Durante esta semana se reúnen en Bangkok los negociadores internacionales para avanzar en el desarrollo de las herramientas previstas en el Acuerdo de París que deberían definirse en diciembre de este año.

Ecologistas en Acción realizará, gracias al apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica, el seguimiento de estas negociaciones. Su objetivo es velar por una auténtica ruta de descarbonización de la economía mundial que garantice limitar el incremento de la temperatura global en 1,5 ºC.

En diciembre de 2015 se cerraba el Acuerdo de París, un documento que dejaba el mandato de definir las medidas legislativas necesarias para la reducción global de las emisiones de gases de efecto invernadero. Esta falta de concreción no fue impedimento para que este acuerdo se convirtiera en el que más rápidamente ha sido firmado por la mayor parte de la comunidad internacional. Los países en aquel momento parecían dispuestos a limitar el incremento de la temperatura global en 2 ºC y, a ser posible, por debajo de 1,5 ºC, tal y como estipula el artículo 4 del Acuerdo de París.

Las negociaciones se iniciaron en 2016 en la Cumbre de Marrakech, cuando se abrió por primera vez la Convención Marco de Naciones Unidas bajo el Acuerdo de París. En esta cumbre se recogió que la evaluación de los compromisos presentados nos dirigía a un calentamiento global superior a 3,5 ºC, por lo que se hacía necesario incrementar los compromisos. Esto impulsó la realización de un proceso de diálogo paralelo que permitiese unificar posturas, conocido como Diálogo de Talanoa.

Ecologistas en Acción señaló durante la pasada cumbre de Bonn que las decisiones apenas habían avanzado en su tramo político. Esto forzó a la realización de una sesión adicional en la ciudad tailandesa de Bangkok.

[Informe] De Bangkok a Katowice: ¿cómo van las herramientas del Acuerdo de París?

La organización ecologista, gracias al apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica, realizará un seguimiento de esta reunión, para lo cuál ha hecho público un dossier con los principales retos a abordar en Bangkok y durante los próximos meses. Un apoyo que permite a Ecologistas en Acción la elaboración de tres informes sobre indicadores para la lucha climática, el análisis de las conclusiones de la próxima COP24 y del mix energético para el Estado español.

Este encuentro viene precedido por la inesperada dimisión del Director del Fondo Verde para el Clima Howard Bamsey el pasado mes de julio. Su resignación llegó tras una complicada reunión en la que se tardó en finalizar la agenda dos de los cuatro días del encuentro.

El conflicto que manifestaron muchos de los países más vulnerables al final de la COP23 sobre la falta de preocupación por sus temas bloquea una reunión que algunos representantes calificaron como “tóxica”. La propia dimisión del director que alega motivos personales señala la importancia de abandonar el cargo antes de la próxima ronda de financiación.

Para Javier Andaluz, coordinador de clima y energía de Ecologistas en Acción. “los anuncios de Trump de suspender la financiación climática, la pasividad de los países más responsables en incrementar la financiación y no alcanzar la financiación pactada pueden suponer un enorme bloqueo en la cumbre de Katowice que dilate de nuevo la acción climática”. Andaluz añade que “el informe de 1,5 ºC previsto para octubre mostrará con contundencia que nos quedamos sin tiempo y que necesitamos incrementar los esfuerzos. Antes estas evidencias, ¿permanecerá la comunidad internacional sorda?”.

La ciudadanía está demostrando, a juicio de la organización ecologista, mayor preocupación por el cambio climático que muchos de los líderes internacionales. Una muestra de ello es la movilización convocada para el próximo 8 de septiembre, que tendrá lugar no solo en Bangkok sino en otras ciudades del mundo. Ecologistas en Acción se suma, junto a otras organizaciones, a la acción prevista el mismo día bajo el lema “En pie por el clima” en Madrid, León y otras ciudades de la península ibérica.