Informe anual de gestión 2017

Por segundo año consecutivo, Metro mantiene en su Informe Anual 2017 la posibilidad de anulación de la venta de las Cocheras de Cuatro Caminos. La compleja situación jurídica a que se enfrenta la tramitación urbanística de la Operación Cocheras ha llevado a la compañía a reservar una partida en sus cuentas por si tuviera que devolver el dinero, ya que es “muy probable que la compraventa realizada en 2014 tenga que ser resuelta”. Así lo han comprobado las organizaciones Plataforma Salvemos Cuatro Caminos, el Colectivo Ciudadano de Urbanismo Corazón Verde, Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, Ecologistas en Acción, la Plataforma por el Derecho a la Ciudad y la Asociación Vecinal Parque Sí en Chamberí.

Aunque tras la estimación inicial en el Pleno Municipal, la gestora inmobiliaria entregó el último pago (con dos años de retraso) y Metro consideró que “el proyecto presentado cumplía sin ninguna duda” el ordenamiento urbanístico, la Compañía es consciente de que las condiciones contradictorias del planeamiento hacen peligrar su viabilidad, por lo que ha adoptado dicha posición de cautela.

Asimismo, se reconoce en la página 175 del Informe Anual la existencia tanto en vía administrativa como judicial de “diversas reclamaciones intentando que se considere el recinto de las cocheras de Cuatro Caminos de Bien de Interés Cultural”, a las que este verano se han sumado más de 1.000 alegaciones firmadas por personas individuales y varios colectivos, en las que se da cuenta al Ayuntamiento de presuntos incumplimientos -parciales o totales- del ordenamiento jurídico vigente, por los que la tramitación del Plan Parcial podría no seguir adelante.

Desde los colectivos que ejercemos la Acción Pública consideramos que el planteamiento erróneo de esta operación urbanística es consustancial al punto de partida. El resultado, si se llevare a cabo la operación, sería poco beneficioso para la ciudad: en primer lugar porque supone la destrucción de un edificio centenario e histórico, único y singular, que es el origen y cabecera de la primera línea de Metro en España; en segundo lugar porque las condiciones de sustitución se plantean únicamente desde la perspectiva de cumplir una serie de tablas que reparten superficies en abstracto, pero que generarían un espacio público de poca calidad, con graves problemas funcionales y de accesibilidad irresolubles; en tercer lugar porque la tramitación de este plan no cumple las determinaciones del planeamiento y no proporciona mejoras al entorno, sino contrariamente el empeoramiento del desequilibrio entre densidad de habitantes y acceso a servicios públicos.

Los colectivos Plataforma Salvemos Cuatro Caminos, el Colectivo Ciudadano de Urbanismo Corazón Verde, Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, Ecologistas en Acción, la Plataforma por el Derecho a la Ciudad y la Asociación Vecinal Parque Sí en Chamberí seguiremos defendiendo los valores de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, así como los principios básicos de la ordenación urbana y territorial, en beneficio de toda la ciudadanía.