[Resumen] Coches: ¿podrán ser limpios alguna vez?

Este informe coincide con el tercer aniversario del escándalo Dieselgate. El escándalo se inició cuando los reguladores estadounidenses denunciaron las trampas de Volkswagen en los tests de emisiones de óxidos de nitrógeno, pero se propagó globalmente para afectar prácticamente a todos los fabricantes de coches de todos los mercados en los que se venden coches diésel. Trabajos posteriores han revelado que los tests de emisiones de diésel no son los únicos manipulados – se manipulan los de gasolina, los de CO2, e incluso aquellos que afectan a sistemas de seguridad.

Cuando saltó el escándalo en 2015 había unos 29 millones de coches diésel contaminantes en la carretera. Tres años después, el número de coches y furgonetas diésel contaminantes continúa en aumento. Este estudio estima que ahora hay 43 millones. Esta cifra incluye: 8,7 millones en Francia; 8,2 millones en Alemania; 7,3 millones en Reino Unido y 5,3 millones en Italia. Muchos de esos coches ahora se exportan hacia el este, y finalmente irán camino de África. Si Europa no actúa, los coches diésel de altas emisiones estarán contaminando.

Este informe demuestra que a pesar de más de 25 años de legislación sobre emisiones, ha habido un mínimo avance en la reducción de la emisión de óxidos de nitrógeno en los diésel. Nuevos datos de detección remota de más de 700.000 medidas de coches en condiciones reales, recogidas entre 2011 y 2017 muestran que los coches de gasolina de más de 12 años y virtualmente todos los diésel son sucios, con prácticamente ninguna reducción en las emisiones de NOx registrada en condiciones reales en coches diésel fabricados entre 1996 y 2015.

 

Informe completo (en inglés): Care with engines – can they ever be clean?