El grupo del Partido Popular en la Diputación Provincial de Córdoba, ha formulado una proposición en contra de la conservación del lobo, que podría ser constitutivo de prevaricación administrativa, por contravenir la legislación supranacional. De aprobarse esta propuesta, Ecologistas en Acción denunciaría en la audiencia provincial de Córdoba a la administración provincial. El PP muestra una actitud oportunista, y probablemente electoralista, conociendo como conoce la normativa europea.

El Partido Popular ha formulado una proposición para su discusión y aprobación en el pleno del próximo 19 de septiembre, en la que se acordaría “la paralización del Programa de Recuperación del Lobo Ibérico en Andalucía y que, de forma inmediata, se suspendan las actuaciones y actividades del Life “El Lobo en Andalucía: Cambiando Actitudes”.

Ecologistas en Acción, advierte, que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio tiene el mandato legal de proteger y recuperar determinadas especies silvestres en virtud de la normativa supranacional, donde el lobo, al sur del río Duero, goza una protección estricta. Por tanto, no es una cuestión opinable o arbitraria en manos de la administración autonómica, es un mandato legal. En consecuencia, la propuesta, de aprobarse, podría ser constitutivo de prevaricación administrativa, y por tanto, denunciable ante la autoridad judicial competente, iniciativa, que con absoluta seguridad, adoptaría esta asociación en defensa de la legalidad vigente.

El populismo del Partido Popular, que conoce perfectamente las obligaciones de la Junta de Andalucía para desarrollar el citado plan, es éticamente denunciable. Saben que la Junta de Castilla y León tiene un Plan de conservación y gestión del lobo, tal y como le dicta la Comisión Europea. También debería conocer que muchos problemas del campo están ligados a una descompensación de la Política Agraria Común que favorece a las grandes fincas ganaderas y cinegéticas en detrimento de las personas que se dedican a las actividades agrarias como única forma de vida. El despoblamiento se está produciendo en zonas donde hay lobo y donde hace mucho tiempo que no hay.

Las explotaciones ganaderas familiares en régimen extensivo se están perdiendo por la baja rentabilidad, por ausencia de relevo generacional, las precarias y duras condiciones de trabajo, y, en los últimos 10 años, en el caso de Sierra Morena, por la presencia de tuberculosis en las reses, circunstancia que ha provocado el abandono de numerosas explotaciones de bovino en régimen extensivo.

Es falso, per se, que la presencia del lobo será perjudicial para la actividad ganadera y cinegética. La ganadería extensiva puede coexistir con el lobo como han acreditado muchas explotaciones ganaderas en el norte peninsular. La mejora en las medidas de manejo y reducción de daños (medidas preventivas), permiten reducir efectivamente, incluso eliminar, las bajas de ganado por ataques y, por tanto, la coexistencia de la actividad ganadera con la presencia de una especie clave como es el lobo.

Igualmente, para esta asociación, es falso que la presencia de poblaciones de lobo sea incompatible con la actividad cinegética. Una parte considerable de los mejores trofeos de ciervo se cazan en la Sierra de la Culebra (Zamora), allí donde el lobo actúa como especie clave, regulando numéricamente y controlando las poblaciones de las especies presa, con un efecto positivo sobre el funcionamiento de los ecosistemas. En el caso de Sierra Morena, donde la intensificación de la caza ha alcanzado un nivel extraordinariamente preocupante e insostenible, con una sobreabundacia de ungulados silvestres, el restablecimiento de poblaciones funcionalmente viables de lobo supondría una regulación y control natural de la altas densidades de ciervos y, jabalíes, que están afectando gravemente a la vegetación y provocando zoonosis en el ganado.

Y por último, es manifiestamente falso, la falta de participación de representantes de los propietarios rurales, de los ganaderos y de los productores de caza en el Life-Lobo. Cabe recordar en este punto, que participan como socios, APROCA y ATECA (titulares de grandes cotos de caza), la Federación Andaluza de Caza, la Cooperativa Ganadera Valle de los Pedroches (COVAP) y la asociación de Pastores por el Monte Mediterráneo (APMA), entre otros.