La mortandad de peces acontecida estos días en el río Guadalete a su paso por el barrio bajo de nuestra ciudad no es nada nuevo. En esta ocasión y salvo mejor saber o acontecer, una desafortunada actuación ha privado del necesario y legal caudal ecológico del río, regulado desde la presa del embalse de Arcos. Esta actuación, sumada a la posterior en el azud del Molino El Algarrobo ha provocado una inaceptable mortandad de peces entre la presa y el azud.

No es la primera vez que se producen estas mortandades. Ya en su día AMA-Natura-Ecologistas en Acción de Arcos, denunció a las autoridades un caso similar en la base de la presa de Bornos, sin que hasta la fecha sepamos los motivos de la misma, lo que nos induce a pensar que la preocupación de nuestras administraciones por la salud del Guadalete es francamente mejorable, salvo época electoral, por supuesto.

Son alarmantes los datos que periódicamente publica la Junta de Andalucía sobre la calidad del agua del Guadalete; los índices de DQO y de DBO ( demanda química de oxígeno, y demanda biológica de oxígeno ), son más que alarmantes, sin que veamos preocupación alguna por parte de nuestras autoridades. No es aceptable que se incumplan las normativas europeas que ya desde 2015 anunciaban que las aguas que se vierten a los ríos deben estar adecuadamente depuradas, incumplimiento éste que ha acarreado, recientemente, sanciones millonarias, pagadas por todos los contribuyentes. Nuestras solicitudes de información de ésta y de otras cuestiones, chocan con el silencio administrativo por costumbre, quizás sea cosa de la transparencia, que nos aproxima al color del río.

AMA-Natura-Ecologistas en Acción de Arcos ya lleva tres ediciones del Flete al Guadalete. Si en las anteriores , la colaboración del Ayuntamiento ha sido meramente simbólica, en esta última brilló por su ausencia, ignorando esa actividad altruista y desinteresada de voluntarios y despreciándolos con su inacción e inasistencia, asumiendo éstos las obligaciones que deberían realizar nuestros representantes.

Esperamos y deseamos que este desgraciado incidente sirva para tomar conciencia de lo que supone mantener un río vivo, adecuado a la legislación europea, más allá de la numerosa presencia puntual de nuestras autoridades en casos puntuales como el que nos ocupa.

El mayor orgullo para AMA-Natura-Ecologistas en Acción de Arcos sería, disolvernos, por la eliminación de las causas que nos llevaron a constituirnos como asociación.