• Coincidiendo con el inicio de la temporada de caza en España, Ecologistas en Acción lanza el carné de la persona no cazadora, un documento llamado a aunar a quienes de forma pacífica y respetuosa disfrutan o ejercen su actividad en el medio natural.
  • El documento se ha diseñado para que pueda ser adquirido por cualquiera que considere que se debe hacer frente al lobby de la caza en España y que se han de reivindicar los derechos de la mayoritaria población no cazadora frente a los privilegios y abusos de la caza.
En España hay 332.000 cazadores federados y se expiden del orden de 800.000 licencias de caza. Dado que un cazador puede disponer de más de un licencia, se puede estimar que en España caza entre el 0,7 y el 1,4 por ciento de la población.

La actividad de ese porcentaje minoritario de personas condiciona cada día más, sobre todo durante la época de caza que se inicia este mes, el derecho de las demás a disfrutar del medio ambiente y a desarrollar en condiciones de seguridad y tranquilidad las actividades propias del medio rural.

Ecologistas en Acción ha puesto de manifiesto el gravísimo impacto que la caza provoca en las personas, en los animales salvajes y domésticos y en las actividades que se desarrollan en el medio natural y rural. Es preciso hacer frente a ello de forma patente.
Por ello la organización ecologista ha lanzado el carné de la persona no cazadora, un documento llamado a aunar a quienes de forma pacífica y respetuosa disfrutan o ejercen su actividad en el medio natural.

El carné permite a cualquier persona identificarse como no cazadora y, a través de la web de Ecologistas en Acción, engrosar el registro de personas no cazadoras.


Para solicitar el carné hay que inscribirse en el registro y enviar una foto. Se facilitarán las instrucciones pertinentes para emitir y enviar el documento a quien lo solicite.

Para recibir el carné no hace falta estar asociada a Ecologistas en Acción. La emisión es gratuita.

Ecologistas en Acción hace un llamamiento a todas las personas y colectivos afectados por la caza a adquirir el carné y demostrar que son muchos más quienes desean una relación pacífica y respetuosa con el entorno y los animales.
La organización ecologista también quiere trasladar a las administraciones una imagen de fuerza y unidad que contraponer a las permanentes presiones del lobby cinegético.