Los repobladores de Fraguas han recibido una dura sentencia de los tribunales por su intento de reconstruir un pueblo que estaba en ruinas.

Marian Simón Rojo. Profesora de Urbanismo de la Universidad Politécnica de Madrid. Yago Martínez Álvarez. Redacción. Revista Ecologista nº 97.

Cuando el 8 de junio el juzgado de lo penal número 1 de Guadalajara declaró culpables de los delitos contra la ordenación del territorio y usurpación a seis pobladores de Fraguas, las redes sociales se llenaron de muestras de apoyo.

Con el lema “repoblar no es delito”, suscrito por asociaciones ecologistas, ecoaldeas, redes agroecológicas y espacios autonomistas, expresamos el rechazo a la condena de un año y medio de cárcel y una sanción de 16.380 euros, más los costes de la demolición, que imponía la sentencia. La sentencia no es firme pero puede suponer el ingreso en prisión de los acusados si no se hace efectivo el importe de la sanción.

Fraguas es una aldea ubicada en el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara, en unos terrenos que fueron expropiados en 1968 por el ICONA, que se encargó de su repoblación forestal con pino resinero para explotación, arrasando en el proceso grandes extensiones de vegetación autóctona. Los terrenos fueron incluidos en el Catálogo de Montes de Utilidad Pública de Guadalajara en 2002. Con la expulsión de sus pobladores en 1968, la aldea cayó en el olvido y en los 90 lo poco que quedaba en pie fue destruido por el Ejército, que utilizó el pueblo como zona de maniobras militares.

Nueva vida

Esto cambió en la primavera de 2013, cuando un grupo de jóvenes llegó a Fraguas con un proyecto comunitario de repoblación rural. Desde entonces han reconstruido varias casas con materiales locales y técnicas de construcción tradicionales. Recuperaron el suministro de agua potable y la pista de acceso, pusieron en marcha una instalación eléctrica alimentada con energía solar y están reforestando con especies autóctonas áreas afectadas por incendios.

Nuevos vecinos de Fraguas con los antiguos pobladores del pueblo.

El proyecto acoge a grupos de jóvenes scouts de Guadalajara, Madrid y Barcelona, estudiantes de la Universidad Autónoma de Madrid y multitud de personas interesadas en la energía renovable, agricultura ecológica o la bioconstrucción.

Todo ello cuenta con el apoyo explícito de muchos de los antiguos habitantes del pueblo, que según cuenta Lalo, uno de los repobladores de Fraguas, “nos han ayudado para conocer cómo era el pueblo antes de la expropiación”. Y es que uno de los pilares en los que se asienta el proyecto de Fraguas es la reivindicación de lo rural, la recuperación de la memoria de los pueblos y los conocimientos y prácticas tradicionales.

Multas y presiones

Desde el primer año los repobladores de Fraguas fueron multados en varias ocasiones por los agentes medioambientales y la Guardia Civil. Sin embargo, la presión se recrudeció cuando en 2017 la Junta de Castilla La Mancha (JCYL) decidió añadir los delitos contra la Ordenación del Territorio y Daños al medio ambiente a la denuncia presentada en 2014 por ocupación de bien inmueble.

Las nuevas vecinas y vecinos de Fraguas han arreglado la pista forestal de acceso al pueblo.

A pesar de eso, decidieron seguir luchando por sacar adelante el proyecto. Consideran las acusaciones desproporcionadas: “El delito contra la ordenación del territorio está pensado para luchar contra la especulación. Nos acusan de urbanizar, edificar y tener ánimo de lucro, pero las calles estaban ahí y son bienes inalienables e inexpropiables que estamos recuperando y ninguna de las casas es de nueva planta, ninguna. No es edificar, es reconstruir”, sostienen.

Además, los nuevos habitantes de Fraguas presentaron un proyecto de cesión a la Consejería de Medio Ambiente que fue rechazado. Pero decidieron repoblar la aldea de todas formas, animados por otros proyectos similares que habían conseguido cesiones administrativas con posterioridad. Aún así, creen que el delito, si lo hubiera, no es penal. Y señalan que no esperaban una respuesta tan dura de la Administración, que ésta justifica porque, argumenta, es suelo protegido dentro del Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara.

Reconstruir un pueblo…

La Junta señala que Fraguas no es un pueblo. Por tanto no se puede repoblar. La razón es que en 1969 se declaró la utilidad pública del monte donde se asentaba y dejó de ser un núcleo de población. Por ello, argumentan que su reconstrucción no está amparada en ningún normativa. A efectos administrativos no es pueblo, ni siquiera un despoblado.

Reconstrucción de muros de las viviendas en Fraguas.

Pero Fraguas fue un pueblo hasta 1969, año en que el Ministerio de Agricultura, en la dictadura, por Decreto llevó a cabo “la repoblación obligatoria y la necesidad y urgencia de la ocupación, a efectos de su repoblación forestal” de los terrenos donde se asentaba Fraguas (BOE de 29 de septiembre de 1969).

Así se dio vía libre a las expropiaciones y a expulsar a sus habitantes de forma expeditiva. Los 175 habitantes de Monasterio (municipio en el que se integró Fraguas a mediados del siglo XIX), según el censo de 1960, quedaron reducidos a 38 en el de 1981. Fueron los años de la emigración rural a las ciudades, en esta zona la despoblación fue sangrante y se sustituyeron las personas por los pinos.

Trabajos de albañilería en Fraguas.

Los pueblos del entorno (Arbancón, Arroyo de Fraguas, Zarzuela de Jadraque… ) fueron expropiados se repoblaron con pinos. Un modelo que primaba la explotación forestal sobre cualquier otro uso, incompatible con la manera tradicional de gestionar el monte y los terrenos por una población arraigada al territorio. En Guadalajara, y en otras provincias, se acabó con los pueblos por decreto.

Fraguas está dentro del Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara, creado en 2011 (Ley 5/2011). En 2010 se aprobó su Plan de Ordenación de los Recursos Naturales, que aunque prohíbe la creación de nuevos núcleos urbanos aislados (artículo 5.1.4.18), permite el mantenimiento y conservación de las construcciones existentes vinculadas a las actividades agrícolas, ganaderas y forestales compatibles, manteniendo la estética tradicional.

La acusación por daños al medio ambiente, fue retirada por la Junta de Castilla-La Mancha después de que en el juicio los testimonios de los agentes medioambientales y del SEPRONA dejaran claro que no había habido daño ambiental. “Esa acusación es increíble, nuestro proyecto es el respeto al medio ambiente” comenta Lalo.

Rehabilitación de viviendas en el pueblo de Fraguas.

La Agencia del Medio Ambiente de la UE alerta sobre la importancia de la agricultura y la ganadería no intensivas para preservar la biodiversidad en zonas con importante presencia de vegetación seminatural..

Desde una perspectiva de biodiversidad, uno de los problemas que tenemos es el abandono del medio rural y la simplificación de la matriz biofísica. Proteger un espacio natural es compatible con actividades ecológicamente conscientes y respetuosas con los valores del medio físico, al que contribuyen a mantener, como las que desarrolla el colectivo de pobladores de Fraguas.

Ante la sentencia condenatoria, se presentó recurso que está pendiente de resolución. Pero en vez de sentarse a esperar el resultado del proceso judicial, han estado muy activos en los medios de comunicación y redes sociales, organizaron una multitudinaria manifestación el 30 de junio en Guadalajara, reciben donaciones para el pago de las costas judiciales, han lanzado una campaña de microfinanciación para continuar con el proyecto y una petición de apoyo on-line que han firmado más de 80.000 personas. Además, han recibido el apoyo de distintos colectivos y organizaciones como Ecologistas en Acción de Guadalajara, que considera “que un proyecto como el de Fraguas cuyo objetivo es el desarrollo sostenible, es compatible y favorece la conservación y el desarrollo del Parque Natural”.

#FraguasSeQueda

Ecologistas en Acción de Guadalajara está llevando a cabo la mediación entre repobladores y Administración, de forma paralela al proceso judicial, y mantiene abierta una vía de diálogo con la Dirección de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural en Guadalajara para buscar una concesión administrativa en el uso o actividad autorizable dentro del parque.

Otros pueblos, como Umbralejo, próximo a Fraguas, forma parte del Programa de Recuperación y Utilización Educativa de Pueblos Abandonados, dependiente de varios Ministerios y de CLM.

Augusto Barcenilla, de Ecologistas en Acción, cree que la Junta buscará una solución pero solo después de que la sentencia sea firme: “Quieren dar una solución, se está convirtiendo en un problema para ellos”.

Foto del grupo de personas que han repoblado Fraguas, Guadalajara.

Aunque los habitantes de Fraguas están preocupados por su situación judicial, dicen llevarlo con entereza y no se plantean abandonar el proyecto. Ven la posible negociación con la administración una vez la sentencia sea firme con desconfianza pero también con cierto optimismo: “No creemos que a la Junta le interese que la escena de la demolición de este pueblo se vuelva a repetir 50 años después”, comenta Lalo.

La sentencia contra los repobladores de Fraguas ha tenido mucha repercusión y ha servido para reavivar la reflexión sobre los modelos de uso del territorio. El problema de la despoblación del medio rural no se resuelve sobre el papel, hacen falta personas y ejemplos. No es difícil imaginar que, de encontrarse Fraguas en otra región y en otro país, en lugar de denuncias y condenas, habrían recibido un homenaje como jóvenes que vuelven al campo, con ganas de recuperar saberes, con ilusión para habitar y reconstruir, aprender y explorar. Si existiera una visión estratégica, en lugar de hacer una interpretación obtusa de la legislación, se apoyarían iniciativas como la de Fraguas.

Notas y referencias

  • BOE 29 de septiembre de 1969
  • Decreto 215/2010, de 28/09/2010, por el que se aprueba el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la Sierra Norte de Guadalajara
  • Centro Nacional de Información Geográfica. Fototeca
  • EEA (2009). Distribution and targeting of the CAP budget from a biodiversity perspective. EEA Technical report No 12/2009
  • Instituto Nacional de Estadística. Censo de población de 1960 y 1981
  • Junta de Comunidades de Castilla La Mancha (2002). Catálogo de Montes de Utilidad Pública de la Provincia de Guadalajara
  • Ley 5/2011, de 10 de marzo, de Declaración del Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara
  • Centro Nacional de Información Geográfica. Fototeca