El 4 de octubre promotores de “Reciclados del Marquesado” pertenecientes al “Grupo Griñó” comparecieron ante la prensa para explicar el proyecto.

Ecologistas en Acción de Cuenca califica de falsas muchas de las afirmaciones vertidas en dicha comparecencia y se reafirma en calificar como “macrovertedero” la palabra más adecuada para definir lo que se está  construyendo en esta localidad de la Mancha conquense.

En concreto, que se trate de una instalación para el reciclado y que se recupere el 70 % de los residuos gestionados. No hay más que leer la “Autorización ambiental integrada” (AAI) publicada el 26 de febrero de 2016, en la que se dice: “3.1 Condiciones de diseño básicas… 300.000 toneladas, de las cuales, se valorizarán 67.500 t/año y se eliminarán en vertedero 232.500 t/año.” Es decir, se vierte el 77,5 % y se recicla solo el 22,5 %.

En la mencionada AAI, no aparece en ningún momento instalaciones destinadas al reciclado o al compostaje. Ecologistas en Acción ha solicitado información al respecto y la respuesta de la Junta, mediante correo electrónico recibido el 26 de septiembre, ha sido: “No consta en la Viceconsejería, que se haya producido alguna modificación de la instalación“. Por tanto, si se iniciara la construcción de estas instalaciones, lo serían sin autorización y en consecuencia, si Ecologistas en Acción-Cuenca, tuviera constancia de obras sin la perceptiva licencia, inmediatamente lo denunciaría ante la Guardia Civil.

Según Carlos Villeta, portavoz de Ecologistas en Acción de Cuenca: “Con este macrovertedero no dejamos de sorprendernos. A las declaraciones del delegado de la Junta, se unen ahora las de la empresa Reciclados del Marquesado S.L. Ambas coinciden en las falsedades, excepto en los puestos de trabajo, puesto que la empresa dice que serán 70 mientras que Ángel Tomás Godoy dijo que serían 200. Sin embargo, en la documentación de los promotores figuran 18. Todo del mundo sabe que una forma de pillar a un mentiroso es porque suele cambiar sus versiones y contradecirse continuamente. Habría que preguntar al responsable e la Junta en Cuenca si desautoriza a sus técnicos que le han dejado en evidencia.”