El Ayuntamiento de Sevilla aprobó el 4 de abril de 2016, por unanimidad, la prohibición del uso del glifosato en su término municipal. La moción al pleno del Ayuntamiento fue presentada por Ecologistas en Acción y suscrita por IU, participa Sevilla y PSOE.

Así Sevilla se sumó a los más de 100 ayuntamientos a nivel Estatal que prohibían este herbicida altamente tóxico.

Dos años después, el 25 de mayo de 2018, el pleno aprueba una moción del PSOE y Ciudadanos para volver a usar glifosato en el término municipal.

Teniendo en cuenta los argumentos que llevaron a su prohibición:

• La catalogación del Glifosato como agente «probablemente cancerogénico para los seres humanos» por parte de la Agencia de Investigación sobre el Cáncer (IACR) que forma parte de la OMS.

• Que es el glifosato es la base de la gran mayoría de los herbicidas comercializados, incluyendo la más extendida formulación Roundup.

• La generalización de la aplicación de herbicidas químicos para el control de vegetación en cunetas de carreteras, redes de servicios, parques, jardines, espacios públicos e instalaciones diversas y que con frecuencia esta aplicación se realiza sin la adecuada protección personal ni el necesario aviso de peligro para los habitantes del municipio.

• Que el Real Decreto 1311/2012, de 14 de Septiembre, que establece la actuación para el uso sostenible de los productos fitosanitarios en España, señala que «la Administración competente en cada caso pueda aplicar el principio de cautela limitando o prohibiendo el uso de productos fitosanitarios en zonas o circunstancias específicas».

• Que el citado RD también establece que los órganos competentes establecerán para sus ámbitos territoriales medidas para informar y sensibilizar en «especial referencia a los riesgos resultantes de su uso y posibles efectos agudos y crónicos para la salud humana, los organismos no objetivo…así como sobre la utilización de alternativas no químicas».

Y a todo esto se añade la decisión, el pasado agosto del Tribunal Supremo de San Francisco, que obliga a la multinacional Monsanto (principal comercializadora a nivel mundial del glifosato) a indemnizar con 289 millones de dólares, a un jardinero con cáncer terminal por exposición a dicho herbicida.

Por todo lo anterior, Ecologistas en Acción exige al Ayuntamiento de Sevilla la inmediata prohibición de este tóxico, tan peligroso para la salud humana, la fauna (polinizadores y aves insectívoras) y del medio ambiente en general.