• Ecologistas en Acción de Extremadura expuso en la reunión del Consejo Asesor de Medio Ambiente varias propuestas para mejorar el futuro decreto por el que se regularán las actuaciones que se desarrollen en el medio forestal.
  • Estas propuestas, que se han presentado también como alegaciones, se centran en la desregularización de la actividad, al sustituir las anteriores comunicaciones y autorizaciones por una simple declaración responsable de la promotora.

Ecologistas en Acción de Extremadura ha advertido en el Proyecto de Decreto por el que se regula el procedimiento administrativo para la realización de determinadas actuaciones forestales en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Extremadura, una intención del gobierno regional de desregularizar el sector al modificar los tipos de trámites necesarios para dar inicio a determinadas actuaciones forestales, amparándose en el enorme número de expedientes anuales abiertos que supone el modelo vigente y en el atasco administrativo que esto produce.

Aunque, en general, considera que es necesaria esta modificación del Decreto para clarificar muchos aspectos que hasta ahora creaban confusión en los distintos agentes implicados del sector, sorprende la prisa de la Consejería de Medio Ambiente por tramitarla cuando, ni siquiera, se ha aprobado la nueva Ley de la Dehesa de Extremadura, también en fase de proyecto, por lo que se teme que puedan surgir incompatibilidades o incoherencias entre ambos textos que obliguen posteriormente a realizar una nueva cuarta o sucesivas modificaciones, en un proceso sin fin que le haría perder efectividad.

Con el fin de agilizar el procedimiento para el inicio de determinadas actuaciones forestales, en el texto de este Decreto se han sustituido los trámites de Comunicación previa y obtención de Autorización que hasta el momento regían, por el simple envío de una Declaración Responsable, con la que las personas o empresas promotoras se comprometen a cumplir las obligaciones ambientales que regulan esta actividad.

Sin embargo, al pretender eximir a estas personas de la necesidad de comunicación y control previos a su inicio, Ecologistas en Acción de Extremadura advierte que se puede estar exponiéndolas a una situación de indefensión jurídica si, durante el desarrollo de la actividad, se produjera una afección a especímenes con algún tipo de protección, pues podrían verse sancionadas por ello. Es decir, que pueden ser expedientadas por afectar a especies protegidas de las que es posible que no tuvieran ningún conocimiento de su presencia y sin que medie premeditación, aunque no tengan ninguna obligación de poseer conocimientos en legislación ni protección ambiental.

De igual modo, se verían expuestas al mismo riesgo quienes presentaran una Declaración Responsable con defectos de forma, perdiendo su eficacia, ya que al permitir que las actuaciones se acometan sin un plazo que medie desde su entrega,  puede darse la circunstancia de que se les notificara esta situación y la imposibilidad de continuar con la actividad una vez que esta ya hubiera sido realizada.

Tampoco se contempla en el proyecto de Decreto el procedimiento administrativo a seguir en actuaciones de desbroce, por lo que es previsible que esta desregulación sea futura fuente de numerosos daños ambientales en la región. Es por ello que los desbroces de menos de 50 hectáreas deben recogerse en el procedimiento de Declaración Responsable Supervisada, que contenga un condicionado técnico propio que, incluso, favorezca el aumento de la biodiversidad (respeto de pequeños manchones, refugios, zonas de ribera, alrededor de roquedos…). Con esto se podrán evitar posibles daños sobre la vegetación y la fauna protegida, al tiempo que se reduce la inseguridad de las personas promotoras.

A pesar de que ni el territorio extremeño ha aumentado, ni tampoco -de manera significativa desde hace 30 años- la superficie forestal, de ello se deduce que no se ha realizado, por parte de la administración y previamente a la redacción de este proyecto, ni un análisis a fondo ni una autocrítica que determinen las causas que producen estos colapsos administrativos. Estos se evitarían, en gran medida, si el gobierno regional atendiera y subsanara la falta crónica de personal técnico, administrativo y de Agentes del Medio Natural que la aqueja (estos últimos, actualmente, con cerca de 100 vacantes de entre un total de aproximadamente 350 efectivos para toda la región).

Debido a que la ausencia de supervisión previa puede dar lugar a daños ambientales y a un mayor número de expedientes sancionadores, Ecologistas en Acción de Extremadura considera que debe implantarse un modelo de Declaración Responsable Supervisada, que debería realizarse con una antelación mínima de 10 días y con llamada anticipada al Agente de Zona, para que de esta forma se dé tiempo a advertir y evitar posibles afecciones por daños a especies protegidas. Este modelo constituiría una fórmula intermedia que aunaría la agilidad en la tramitación administrativa y el debido control ambiental del territorio.

En este sentido, también se ha propuesto la posibilidad de que la administración emita Autorizaciones con vigencia bianual o quinquenal y con los condicionados técnicos adecuados, así como la creación de modelos de Planes de Aprovechamientos Forestales quinquenales, de forma que los propietarios de pequeñas fincas pudieran solicitar los aprovechamientos a realizar durante esos cinco años por parcelas.

Con objeto de profesionalizar el sector, el nuevo Decreto debería contemplar la implantación de una habilitación o carnet profesional forestal, ligado a la formación, y cualificaciones profesionales adecuadas para los trabajos forestales no domésticos, que evitara el actual desconocimiento generalizado en legislación forestal y ambiental, que es, en gran parte, causa del incremento del número de expedientes sancionadores.

Es decir, que pueden existir otros modelos de control de las actuaciones forestales que simplificarían el trabajo burocrático y administrativo, sin necesidad de recurrir a un simple modelo desregulatorio que crea inseguridad en las personas del sector y en el medio ambiente.