El 10 de octubre, el Juzgado de lo Penal número 1 de Badajoz dictó sentencia condenatoria contra la empresa Green Fuel Extremadura S.A., como colofón final del proceso que Ecologistas en Acción de Extremadura inició en mayo de 2014 con la denuncia del vertido de aguas contaminadas por carburante procedente de la planta que esa empresa tiene en la localidad de Los Santos de Maimona (Badajoz). La empresa, que reconoció haber realizado el vertido, ha sido condenada a una multa de 26.000 € y al pago de una cantidad igual a Confederación Hidrográfica del Guadiana como indemnización por los daños ocasionados.

En este sentido, hay que resaltar que, tanto la rápida intervención en la zona de vertido de la unidad del SEPRONA del cuartel de la Guardia Civil de Hornachos como la posterior inspección del sitio por parte de los técnicos de la Sección de Autorizaciones Ambientales de la Dirección General de Medio Ambiente, han permitido sostener la denuncia presentada y las posteriores diligencias, que se han prolongado durante 4 años, para terminar con esta sentencia condenatoria.

El vertido denunciado se produjo de forma intencionada por parte de Green Fuel, que puso en marcha la producción en la planta de Los Santos de Maimona sin tener siquiera su depuradora instalada, como pudieron comprobar los técnicos de la Sección de Autorizaciones Ambientales, utilizando mangueras camufladas de forma grosera para llevar las aguas contaminadas desde las instalaciones de la fábrica hasta el arroyo  de La Encomienda.

Los vertidos llegaron incluso a 17 kilómetros de distancia de la fábrica de biodiésel y fueron apreciados por varias personas propietarias de parcelas colindantes con el arroyo, que se sorprendieron al verlo correr, a pesar de no haber llovido en aquella época, pero con un sospechoso color blanco.

Esta es la segunda condena en firme, motivada por vertidos, que se dicta en menos de año y medio, resultante de denuncias presentadas por Ecologistas en Acción como acusación particular. La primera de ellas se dictó contra la empresa PLASOLIVA, en Eljas (Cáceres), y que, también tras un largo proceso, fue ratificada por la Audiencia Provincial de Cáceres en abril de 2017.

Hemos de tener presente que los vertidos incontrolados por parte de las industrias y particulares a los cauces públicos están causando un enorme deterioro de nuestros ríos, especialmente el Guadiana, y colaboran de forma decisiva al desarrollo de plantas como el Camalote, que tanto daño está causando a la flora autóctona y a su fauna.

Es necesario tomar conciencia de la degradación que están sufriendo nuestros arroyos y ríos y que se está convirtiendo en un problema de primera magnitud, no sólo para el medio ambiente, sino también para la salud de las personas.

En ese sentido, es necesario dejar patente la pasividad que ha mantenido la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) durante todo el proceso contra Green Fuel. A pesar de ser la principal entidad perjudicada en este, no sólo no llegó a personarse como acusación particular en el procedimiento penal, sino que provocó a este un retraso de dos años al no remitir un informe que, insistentemente, solicitaba el Juez instructor. Por ese motivo, Ecologistas en Acción de Extremadura llegó a solicitar, incluso, que se dedujera testimonio por un delito de obstrucción a la justicia contra la CHG. Sólo entonces la CHG remitió el citado informe.