• El pasado verano la Confederación Hidrográfica del Duero inició las consultas previas para valorar el impacto ambiental que tendría la construcción de una gran presa en el río Cega.
  • La documentación ambiental facilitada por la Confederación Hidrográfica del Duero para este proceso de consultas presenta importantes carencias.
  • Ecologistas en Acción de Segovia, tras analizar la documentación, concluye que la presa propuesta agravaría los problemas en la cuenca del Cega, sin aportar soluciones duraderas y sostenibles.

La presa proyectada en el río Cega anegaría una superficie de unas 700 hectáreas, pertenecientes a los términos municipales de Latras de Cuellar y Aguilafuente y su tamaño sería casi cinco veces superior al embalse del Pontón, situado en las cercanías de Segovia (44 hm3 de la presa de Lastras frente a 9,4 hm3 del Pontón). Hay que destacar que en 2003 ya se planteó otro proyecto de presa en la misma zona del río Cega, aún de mayor tamaño, que fue finalmente descartado por su impacto ambiental.

El cambio climático, un condicionante que lo cambia todo

Asombra comprobar que, próximos a finalizar la segunda década del siglo XXI, inmersos en un proceso acelerado de cambio climático, el informe ambiental de 128 páginas proporcionado por la CDH trata la cuestión de la climatología de manera superficial, sin hacer referencia alguna al cambio del clima y sus implicaciones en el proyecto. La mera descripción de los rasgos del clima local en un año “medio o normal” carece de sentido, ya que aporta una imagen equívoca de las condiciones climatológicas.

Lo cierto es que la cuenca del Cega (como la cuenca del Duero en su conjunto) está sufriendo un intenso proceso de cambio climático que ha modificado sustancialmente el régimen hidrológico de los cursos fluviales. En el caso del río Cega el cambio es alimentado por:

  • La reducción de las precipitaciones totales en la Sierra de Guadarrama. A modo de ejemplo, el observatorio ubicado en el puerto de Navacerrada ha registrado reducciones medias de un 20 % desde los años 70 del siglo pasado.
  • La reducción de la precipitación en forma de nieve y de su tiempo de permanencia en las montañas
  • El incremento de las temperaturas medias en la cuenca, que provoca un aumento de la evapotranspiración y una disminución de la escorrentía.

En un reciente informe 1, elaborado a raíz de las quejas presentadas por los pueblos situados en el tramo bajo del Cega por la falta de agua en el río, el presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero reconocía un fuerte descenso de los volúmenes anuales de agua que circulan por el Cega, una reducción que la Oficina de Planificación Hidrológica de la Cuenca del Duero ha estimado en un 40 % en los últimos 20 años.

Ecologistas en Acción de Segovia considera que, estos datos deberían ser seriamente considerados a la hora de plantear alternativas para la gestión de los recursos hídricos en la cuenca del Cega. En un contexto de fuerte reducción de los caudales, cualquier infraestructura que facilite el aumento de los volúmenes de agua que se derivan del río resulta claramente inadecuado.

El problema de fondo es que, más allá de la propaganda, o incluso de las buenas intenciones, el nuevo embalse facilitaría el desvío de porcentajes crecientes del agua del Cega para los regadíos del Carracillo. Creado el instrumento (el embalse), la presión de los sectores productivos para disponer de más agua será inevitable. En definitiva, la creación del embalse, en ausencia de una cultura de la sostenibilidad, hoy claramente inexistente, ahondará la crisis hídrica en la cuenca del Cega y deteriorará sus sistemas ecológicos.

Considerar las proyecciones climáticas e hidrológicas

Las proyecciones de cambio climático realizadas por AEMET y otras instituciones coinciden en estimar que el proceso de cambio climático continuará progresando en la península Ibérica en las próximas décadas, con un incremento de las temperaturas y una disminución de las precipitaciones. Toca pues anticiparse al futuro, trabajando en el uso más eficiente y cuidadoso de uso de unos recursos que serán progresivamente más escasos.

El embalse consolidaría la sobreexplotación de los recursos hídricos que actualmente se da en la cuenca del Cega en vez de resolverla y provocaría impactos críticos en su patrimonio natural, incluyendo varios espacios de la Red Natura 2000 (Riberas del Cega y Lagunas de Cantalejo).

Por estos motivos, Ecologistas en Acción de Segovia ha solicitado la retirada del proyecto y el estudio de alternativas que impulsen la modernización de la agricultura de regadío en la zona, orientándola hacia un modelo sostenible, que se ajuste a la disponibilidad real de recursos hídricos compatible con la conservación del patrimonio natural y que garantice la propia persistencia a medio plazo de la agricultura de regadío.

  1. Informe de la CHD sobre queja planteada sobre la situación del río Cega a su paso por la provincia de Valladolid, fechado el 13 de enero de 2017.