Ecologistas en Acción de Cantabria ha recibido de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, la comunicación de que ha iniciado expediente sancionador al ayuntamiento de Reocín por emisión continuada de aguas residuales procedentes de un colector de saneamiento situado en Puente San Miguel, sin contar con la preceptiva autorización.

Hay que señalar que este expediente y otros que se han iniciado, están motivados por la denuncia de alrededor de 20 puntos de vertido que interpuso SOS Suances y Ecologistas en Acción de Cantabria en marzo de 2017 ante el SEPRONA y que han sido investigados uno a uno.

No es agradable que un ente público, como es un ayuntamiento, pase por esta situación, pero es necesario y urgente solucionar el problema de los vertidos al cauce de los ríos y al espacio litoral, como viene ocurriendo a nivel regional de forma continuada.

Esta situación de vertidos ilegales han sido admitidos en recientes declaraciones por la vicepresidenta del ejecutivo regional y además Consejera de Medio Ambiente: “en Cantabria, un 13 % de sus aguas residuales no se depuran”.

Es necesario que los municipios, la empresa pública MARE, las Consejerías competentes y las empresas aprueben las inversiones necesarias y extremen las precauciones en las infraestructuras para evitar la repetición de estos episodios que degradan gravemente nuestro patrimonio natural.