El próximo 19 de noviembre se va a celebrar una reunión del Consejo de Europa en donde se van a establecer los totales admisibles de captura (TAC) para el próximo bienio 2019-2020. Esto quiere decir que es la primera reunión de estas características que alcanzará hasta la fecha clave de la Política Pesquera Común que establece que el 2020 todas las pesquerías de la Unión Europea han de hacerse de forma sostenible, es decir, siguiendo el criterio científico. Dentro de las especies que se van a gestionar en esta reunión están los tiburones de profundidad.

Los tiburones de aguas profundas, que pasan la mayor parte de su vida a profundidades mayores a 200 metros, se encuentran entre las especies más vulnerables a la sobrepesca. Sus tasas de crecimiento y productividad son algunas de las más bajas observadas en cualquier especie animal, y se carece en gran medida de información sobre el ciclo de vida, la abundancia y el estado de las poblaciones.

Por todo esto, la Sociedad Holandesa de Elasmobranquios, con la colaboración de Ecologistas en Acción a nivel nacional decidió promover una carta en la que insta a los ministros europeos de Pesca a priorizar la sostenibilidad y minimizar el impacto en los tiburones al establecer los límites de captura para las pesquerías de aguas profundas en esta inminente reunión. A pesar de que las pesquerías dirigidas a los tiburones de aguas profundas afortunadamente han cesado en la UE, se hace un esfuerzo mínimo para reducir la captura accidental o por recopilar datos esenciales sobre su abundancia y distribución.

De este modo se ha conseguido que casi un centenar de científicos a nivel internacional especializados en elasmobranquios hayan firmado la carta, declarando que estan de acuerdo en una clara necesidad de un plan de gestión específico que cubra todos los peces cartilaginosos de aguas profundas (tiburones, rayas y quimeras) que potencialmente pueden ser capturados en las pesquerías de aguas profundas de la UE, que debería incluir una lista de objetivos:

1. Mayor recolección de datos;
2. Mejorar la selectividad de las artes;
3. Evitar áreas y profundidades con una alta abundancia conocida de tiburones de aguas profundas.

La Asociación Europea de Elasmobranquios (EEA) adoptó la carta como una resolución durante su 21ª Reunión General Anual en Peniche – Portugal el 14 de octubre de 2018, y 85 científicos marinos firmaron individualmente.

La carta fue remitida por Ecologistas en Acción al Gobierno de España con la esperanza de que se tenga en cuenta la difícil situación de las poblaciones de tiburones de aguas profundas y se tomen decisiones conscientes para ayudar a restaurar y proteger a los tiburones de las aguas profundas europeas como apoyo a la campaña de videos que tenemos en marcha junto con otras organizaciones europeas.