El 6 de noviembre de 2018, el buque Bahri Jeddah ha arribado al puerto de Santander, para embarcar un cargamento de armas destinadas a la guerra que Arabia Saudí mantiene contra Yemen.

Esta dilatada guerra, que se prolonga durante más de 3 años, ha causado ya 11.000 yemenís muertos, 21.000 heridos y 22 millones de personas dependientes de ayuda humanitaria, de las que 11 millones están padeciendo hambruna.

Desde diferentes colectivos se ha denuncia que el uso de estas armas ha provocado muertes en la población civil, lo que imposibilitaría su comerció legal, como así queda contemplado en normativa española e incluso en el Tratado de Comercio de Armas que regula el tráfico internacional, y al que España de adhirió hace más de una década. Sin embargo, el comercio de armas no solamente se sigue manteniendo, sino que incluso se ha intensificado.

Esta situación de “legalidad” cuestionable, ha sido motivo de múltiples movilizaciones sociales que consiguieron que estos buques mercantes dejasen de operar en el puerto de Bilbao. Como vía de solución a esta problemática, lejos de acordarse la prohibición de venta de armas para este conflicto, la Administración del Estado decidió optar por el puerto de Santander como opción alternativa, para darle continuidad al flujo de estos “instrumentos de destrucción y muerte”.

Actualmente, con una regularidad de aproximadamente una vez al mes, uno de los buques cargueros de la compañía Bahri, naviera oficial de Arabia Saudí, recala en el puerto de Santander para cargar armamento y así seguir alimentando esta atroz guerra.

Ecologistas en Acción ha querido visibilizar este tráfico de armas para la guerra, estando presentes con su velero Diosa Maat. Durante la tarde de este ventoso martes, en el dadas las adversas condiciones meteorológicas ningún otro velero se había animado a navegar por la bahía, el velero ha vuelto a exponer su consigna en contra del comercio de armas destinadas a cualquier guerra.

Esta acción ha creado suficiente incomodidad entre las autoridades, como para estimar conveniente el despliegue de un dispositivo de control en el medio marino. Este dispositivo es el que ha acompañado al velero hasta el puerto de Raos y ha requerido la identificación de toda la tripulación y la inspección de la documentación y embarcación. Estando toda la documentación en orden y la embarcación perfectamente al día, la inspección ha concluido sin ningún acontecimiento reseñable.

Ecologistas en Acción de Cantabria quiere expresar su rechazo a cualquier forma de alimentación de los conflictos armados, que puedan estar matando impunemente a personas inocentes.