El recurso de Ecologistas en Acción ha sido estimado por la Sección segunda de la Sala de lo Contencioso por la ausencia de Evaluación Ambiental Estratégica.

La sección segunda de la Sala de lo Contencioso de Sevilla del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), ha estimado el recurso de Ecologistas en Acción contra el PGOU de Bormujos, que ha sido anulado.

Esta sentencia, se une a las otras muy recientes  en recursos instados por Ecologistas en Acción, que anularon el  Plan Parcial de Valdevaqueros (Tarifa), que pretendía urbanizar una playa situada en el Parque Natural del Estrecho, la Modificación del planeamiento de Arahal (Sevilla) que pretendía eliminar varias figuras de Especial Protección para legalizar viviendas irregulares, la Autorización Ambiental de Minas Riotinto por incumplir la normativa ambiental y la anulación del Acuerdo de Gobierno por el que la Junta cedió una vía pecuaria al Ayuntamiento de Cañada Rosal para emplearla como viario, infringiendo  la ley de vías pecuarias, un caso insólito a nivel nacional.

Así que el PGOU de Bormujos, es otro ejemplo más de la desastrosa gestión urbanística, minera, de la prevención ambiental y de las vías pecuarias de la Junta de Andalucía. Además, la Junta y los Ayuntamientos, siguen pretendiendo aprobar y/o desarrollar PGOUs de la época de la burbuja inmobiliaria sin que se haya desclasificado nada de la enorme cantidad de suelo urbanizable, y ahora, con la recuperación económica, vuelven a las andadas.

La sentencia de Bormujos considera que el PGOU no fue sometido a la preceptiva Evaluación Ambiental Estratégica, sin que el procedimiento ambiental seguido por la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento, una Evaluación de Impacto Ambiental, pueda suplir la ausencia de aquella. Esa es la misma razón  por la que fue anulado el PGOU de Marbella  en octubre de 2015 y el PGOU de Jaén el pasado mes de septiembre, y la misma por la que actualmente están pendientes de resolución judicial, los PGOU de Chiclana, Morón de la Frontera, etc

Al estimar el recuso por la falta de evalualuación ambiental estratégica, el Tribunal no entra en los otros motivos del  recurso, el crecimiento desmesurado y el injustificado desvío de la vía pecuaria Cañada Real de las Islas para alimentar la especulación del suelo en el ámbito del arroyo Riopudio.

El PGOU de Bormujos, con un  trasfondo altamente especulativo, fue iniciado en 2004  en plena burbuja inmobiliaria y contemplaba la clasificación de suelo para unas 7.500 viviendas, o lo que es lo mismo para duplicar la población.

Por otra parte, el único motivo del desvío de la vía pecuaria eran las expectativas urbanísticas de los propietarios de suelo junto a dicha vía pecuaria y el arroyo Riopudio.

El PGOU anulado fue impulsado por Baldomero Gaviño, que llegó a la alcaldía de Bormujos en enero de 2005 merced a una moción de censura auspiciada por la trama Gürtel (1). En 2007 tras la elecciones municipales, su partido, el Partido para el Desarrollo de Bormujos (PDB), pactó con el PP el reparto de la Alcaldía, cediendo esta el 3 de marzo de 2010 a Ana Hermoso del PP, que terminaría en 2016 siendo condenada por cohecho (2), continuando Baldomero Gaviño como concejal de urbanismo impulsando el PGOU ahora anulado.

La sentencia no es firme y por tanto puede ser recurrida.