La plataforma Un futuro sin carbón, integrada por las principales organizaciones medioambientales de España, pide al Gobierno que no se otorguen más subvenciones al carbón y que establezca el año 2025 como límite para que sigan abiertas las térmicas de carbón en España, y a las eléctricas que dejen de invertir en sus centrales de carbón y soliciten los cierres de forma oficial cuanto antes para garantizar que sean ordenados y planificados.

Last Gasp: The coal companies making Europe sick

La plataforma Un futuro sin carbón 1 lanza en España el informe europeo “Last Gasp: The coal companies making Europe sick” (Último aliento: Las compañías del carbón que están enfermando a Europa) 2. Este informe, impulsado por la alianza europea Europe Beyond Coal 3, subraya el coste oculto del uso de carbón para la producción de electricidad, utilizando modelos de datos 4 que tienen en cuenta las emisiones de las centrales y la meteorología para estudiar sus impactos en la calidad del aire y la salud de la población.

Los resultados muestran la elevada responsabilidad que tienen las principales compañías de energía europeas que utilizan carbón para producir energía. Las emisiones de gases y partículas procedentes de sus centrales conllevan costes inasumibles para personas de toda Europa, provocando graves problemas de salud y miles de millones de euros en costes ocultos, según el modelo detallado. En concreto, el coste de las energías más contaminantes, que está siendo asumido por la sociedad civil, es de hasta 22.000 millones de euros. Además, las 91 centrales de carbón que operan actualmente en Europa son responsables de 7.600 muertes prematuras, 3.320 nuevos casos de bronquitis crónica, y más de 137.000 casos con síntomas de asma en niños 5.

Diez empresas concentran la responsabilidad de dos tercios de los impactos en la salud de la producción de electricidad a partir del carbón en Europa según los datos de 2016 analizados. Las dos empresas más contaminantes son RWE y EPH, ambas de Alemania. Queman una elevada cantidad de carbón, en concreto lignito, la variedad más contaminante, y lo queman en regiones muy pobladas. En España, la compañía más contaminante es Endesa, que cuenta con 6 de las 16 centrales que operan actualmente en nuestro país (contando con su participación en la térmica de Anllares). La compañía ya ha realizado inversiones para adaptar sus centrales de As Pontes (A Coruña) y Litoral (Almería) a los límites marcados por la normativa europea, con lo que pretenden tenerlas abiertas al menos unos años más, algo incompatible con la lucha contra el cambio climático y que supone un problema de salud pública.

Los costes sanitarios calculados a nivel europeo derivan de los 5.800 ingresos hospitalarios y más de dos millones de días de trabajo perdidos atribuibles a la contaminación por carbón. Estos costes son equivalentes o superiores a los ingresos que obtienen por la venta de su electricidad de carbón. Por ejemplo, a la compañía alemana RWE 6 se le atribuyen alrededor de 48 euros de costes sanitarios por MWh generado a partir del carbón, en comparación con el precio de la electricidad al por mayor de alrededor de 50 euros/MWh en Alemania.

Este informe deja muy clara la responsabilidad de las empresas por la contaminación atmosférica. Por ello, desde la plataforma europea se advierte de la necesaria urgencia de las medidas y piden que las compañías soliciten el cierre de las centrales, no pidan ni se las concedan subvenciones o ayudas públicas, y dejen de invertir en adaptaciones para alargar su vida de forma artificial. De igual forma, es necesario resaltar el deber de las personas encargadas de las políticas el exigirles responsabilidades. Es necesario poner fin a los esfuerzos para prolongar la vida de las centrales térmicas, no conceder  más subvenciones, y comprometerse de forma inmediata al abandono del carbón en el año 2025 como fecha límite asegurando una transición ambiciosa y justa para las personas y el medio ambiente.

“Las empresas conocen muy bien los problemas de salud de los que son responsables. Pero, como muestra este informe, el impacto de su contaminación es mucho más amplio y grave de lo que se suele pensar. Europa es una región densamente poblada, y una central de carbón en cualquier país amenaza la salud de la población de toda Europa debido a la contaminación transfronteriza”, afirma Kathrin Gutmann, Directora de Campaña de la alianza europea Europe Beyond Coal. “El cierre de las centrales de carbón mejorará la salud de un elevado número de personas, además de contribuir a la lucha contra el cambio climático.”

Desde la Plataforma española añaden: “Pedimos al gobierno que no se otorguen más subvenciones al carbón y que establezca el año 2025 como límite para que sigan abiertas las térmicas de carbón en España, y a las eléctricas que dejen de invertir en sus centrales de carbón y soliciten los cierres de forma oficial cuanto antes para garantizar que sean ordenados y planificados. Actualmente existe una grave crisis de contaminación atmosférica, y su impacto en la salud humana requiere medidas con urgencia.”

  1. La plataforma Un futuro sin carbón, forma parte de la alianza europea “Europe Beyond Coal”, esta impulsada por las principales organizaciones medioambientales de España y una veintena de colectivos ecologistas locales: Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Fundación Renovables, Greenpeace, IIDMA, Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, SEO/BirdLife, y WWF, entre otras. Esta plataforma busca acelerar el abandono progresivo del carbón y la transición hacia un modelo basado en energías renovables. La plataforma ha lanzado una campaña de acciones, que se pueden consultar en su página web, con motivo de la Cumbre de Cambio Climático de Polonia (COP24). Se llevarán a cabo actividades de comunicación y el 1 de diciembre se desarrollarán acciones específicas contra el carbón en todo el Estado.
  2. Last Gasp: The coal companies making Europe sick” es un informe publicado por Climate Action Network Europe (CAN Europe) y ha sido elaborado e impulsado por Europe Beyond Coal, Sandbag, Greenpeace Europa Central y Oriental y European Environmental Bureau. Descargar el informe completo en inglés.
  3. Europe Beyond Coal es una alianza de organizaciones y grupos de la sociedad civil que trabajan para catalizar los cierres de las centrales nucleares, minas de carbón y centrales eléctricas, para evitar el desarrollo de nuevos proyectos de carbón y acelerar la transición justa hacia un escenario de energías renovables y eficiencia energética. Desde hace varios años, una campaña hermana liderada por Sierra Club en Estados Unidos ha llevado al cierre de 262 centrales térmicas de carbón, más de la mitad de las centrales existentes en EE UU. Estos cierres continúan pese a la agenda procarbón de la Administración Trump.
  4. La metodología de impacto en la salud utilizada en el informe se basa en las recomendaciones del proyecto “Riesgos de salud de la contaminación del aire en Europa” (HRAPIE) de la Organización Mundial de la Salud en Europa sobre evaluaciones de impacto en la salud de la contaminación del aire. Incluye modelos atmosféricos con el modelo informático del Centro Europeo de Monitoreo y Evaluación Meteorológico de Sintetización – Oeste (EMEP MSC-W), que también utiliza la Agencia Europea de Medio Ambiente para las evaluaciones de la Comisión Europea de los impactos en la salud de la contaminación del aire en Europa. Este informe no intenta cuantificar las incidencias de salud reales ni sus costos reales.
  5. Si bien cuatro de las diez empresas más contaminantes tienen sus principales plantas de carbón en Alemania (RWE, EPH, Uniper y Steag), RWE sigue siendo la más dañina para la salud humana por un amplio margen. Tres empresas son de Polonia (PGE, ENEA y ZE PAK), y hay una de cada una de España (Endesa), República Checa (ČEZ) y Bulgaria (Bulgaria Energy Holding). Las compañías de carbón alemanas dominan la lista porque solo el país es responsable del 36 % de toda la generación de electricidad a base de carbón en la UE.
  6. Se estima que solo RWE causó hasta 5.400 millones de euros en costos de salud asociados en 2016, y hay ocho compañías de carbón: EPH, PGE, ČEZ, Uniper, Endesa, ENEA, Steag y ZE PAK, con costos de salud de más de Mil millones de euros cada uno. Estos costos no están cubiertos por las compañías, sino por la sociedad en forma de mayores presupuestos nacionales de salud, costes personales por tratamiento individual y pérdidas económicas causadas por la reducción de la productividad.