La coexistencia entre la ganadería extensiva y el lobo es una realidad, también cuando se trata de ganado vacuno. Elegir razas adecuadas, planificar los partos, acompañar al ganado por mastines… son algunas de las medidas que sugieren ganaderos y ganaderas de vacuno que habitan tierra de lobos. Medidas avaladas por estudios científicos y por su experiencia diaria.

El lobo además puede convertirse en un sello de calidad y seguir ejerciendo en el ecosistema un papel sanitario, reduciendo el riesgo de transmisión de enfermedades