El Concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Logroño, convocó el 21 de noviembre una reunión para presentar el Plan de Adaptación al cambio climático de la ciudad de Logroño, y después de hacer una presentación de poco más de cinco minutos, en la que afirmó que llevaba trabajando desde hace un montón de años en este tema y manifestar reiteradamente lo importante que es trabajar en este tema, se levantó de la mesa y abandonó la reunión para no volver.

Hay que señalar que la convocatoria tuvo una buena respuesta con asistencia de 25 personas, técnicos y representantes de diferentes entidades sociales de la ciudad, interesados en el tema y en conocer como se proponía la actual corporación municipal, abordar un problema tan importante como este. Para Ecologistas en Acción, el hecho de abandonar la reunión sin haber reservado en su agenda un hueco, demuestra el auténtico interés que le da este concejal al cambio climático, a pesar de sus manifestaciones. Además de dejar claro que no admite la posibilidad de tener que debatir los temas. Los hechos le delatan.

En cuanto al Plan en sí, para Ecologistas en Acción es un documento que se limita a enumerar una serie de medidas, la mayoría muy genéricas. Se da por hecho que el cambio climático es ineludible y que lo que hay que hacer es resignarse y adaptarse. Lo que realmente hace falta es un Plan para abordar medidas que vayan a la raíz del problema que no es otro que nuestro actual modelo de vida. Por ejemplo, en el fundamental tema del transporte, el cumplimiento del Plan de Movilidad Urbana Sostenible, aprobado en 2013, sería un primer paso.

Hay que decir que, de las 110 medidas propuestas en este Plan, se han cumplido en cinco años poco más de 20. Desde Ecologistas en Acción, como ya hemos manifestado en otras ocasiones, consideramos fundamental que nuestro Ayuntamiento desarrollé un Programa de Educación Ambiental que mejore el actual, aborde el cambio climático como prioritario y se dirija, no sólo a la educación reglada, sino a todos los ciudadanos y sectores. Y que nuestro concejal de un giro de 180º a su actual forma de gestionar el arbolado, de forma que nuestra ciudad deje de perder sombra en sus calles, por su afán de sustituir los árboles de sombra por otros que no molesten.