Alianza Mar Blava, Transport and Environment, Ecologistas en Acción y la Plataforma por la Calidad del Aire han felicitado al Ayuntamiento de Barcelona por su adhesión a la iniciativa en favor de la creación de un Área de Control de Emisiones (ECA, en sus siglas en inglés) en el mar Mediterráneo (Med-ECA) para limitar la contaminación del aire producida por los barcos. Esta regulación ECA en el Mar del Norte, el Mar Báltico y el Canal de la Mancha ha representado unas mejoras inmediatas en la calidad del aire de hasta un 50 % desde el año 2015 y unos beneficios socioeconómicos asociados valorados en miles de millones de euros.

Para las zonas costeras y las ciudades portuarias, el tráfico marítimo es una fuente especialmente importante de contaminación atmosférica, la cual constituye una seria amenaza para la salud pública y el medio ambiente.

Los barcos utilizan combustibles con alto contenido de azufre que emiten contaminantes altamente peligrosos para la salud humana debido regulaciones menos estrictas que las que rigen sobre las fuentes de emisión en tierra. Entre estos contaminantes se encuentran los óxidos de nitrógeno (NOx), los óxidos de azufre (SOx) y el material particulado (PM).

De hecho, la Comisión Europea estima que cada año 50.000 europeos mueren prematuramente a causa de la contaminación del aire causada por los buques, en especial por los óxidos de nitrógeno, los óxidos de azufre, el ozono troposférico y el material particulado.

Por este motivo, estas organizaciones han puesto en marcha una campaña para lograr el mayor número de apoyos posibles a esta iniciativa, en la que se insta al Gobierno español a:

  • Apoyar activamente la creación, en el plazo más breve posible, de un Área de Control de Emisiones en el mar Mediterráneo (Med-ECA) para limitar la contaminación del aire producida por los barcos (incluyendo todos los principales contaminantes del aire, como los óxidos de azufre y nitrógeno, pero también las partículas y el carbono negro), apoyando los esfuerzos en ese sentido iniciados por Francia y otros estados costeros del Mediterráneo.
  • En coherencia con el punto anterior, a coordinarse con la Comisión Europea, con Francia y el resto de los estados de la Unión Europea (UE), así como con los estados costeros no pertenecientes a la UE, para asegurar la creación de dicha ECA mediterránea y, posteriormente, una vez creada, a apoyar la realización de una gestión transfronteriza cooperativa de la misma.
  • A que en los Puertos del Estado se pongan en marcha, de manera urgente, las medidas pertinentes para asegurar la reducción de las emisiones de los buques obligando a éstos, una vez se encuentren atracados, a conectarse a la red eléctrica para su funcionamiento diario, entre otras medidas.

El éxito continuado de las Áreas de Control de Emisiones existentes en el norte de Europa, en los mares de Norteamérica y otras zonas, demuestra que la creación de una ECA en el mar Mediterráneo también generaría notables beneficios en la mejora de la calidad del aire, no sólo en las rutas marítimas y zonas costeras sino también en las ciudades portuarias y del interior. Esto comportará mejoras inmediatas en la salud pública, limitará los daños en los ecosistemas y el patrimonio cultural, y permitirá a los estados miembros reducir la contaminación del aire en el ámbito local y el consiguiente impacto sobre el calentamiento global.