• Ciudadanos se ha abstenido en el Pleno de las Cortes de Castilla y León ante una Proposición de Ley (PL) del Partido Popular que persigue hacer autorizables las actividades extractivas en cualquier suelo rústico con protección, impidiendo que fuera rechazada.
  • Ecologistas en Acción seguirá trabajando, junto a las plataformas vecinales afectadas y otros sectores perjudicados, para frenar el saqueo del medio rural a manos de empresas mineras.

El grupo parlamentario de Ciudadanos ha permitido con su abstención que siga adelante la Proposición de Ley del Partido Popular que persigue hacer autorizables las actividades extractivas en cualquier suelo rústico de Castilla y León, independientemente de su protección agropecuaria, cultural o ambiental. El resto de los grupos parlamentarios han votado en contra.

Para Ecologistas en Acción el fin último de la propuesta es desbloquear proyectos mineros especulativos que son objeto de oposición en toda Castilla y León, restar soberanía a los ayuntamientos y alentar una “burbuja minera” que amenaza gravemente a los pueblos y el medio ambiente de la comunidad.

La abstención de Ciudadanos se produce después de que Ecologistas en Acción haya mantenido reuniones con todos los grupos parlamentarios. En estos encuentros se ha alertado de que esta propuesta allana el camino a multinacionales mineras y grandes grupos empresariales que pueden disponer fácilmente de los derechos mineros (lo que es un activo en los mercados financieros internacionales, independientemente de que el yacimiento en cuestión acabe explotado o no), favoreciendo la especulación.

La organización ecologista ha recordado a los grupos parlamentarios que, según admite el Partido Popular, esta proposición está motivada específicamente por tres proyectos concretos que podrían desarrollarse sin modificar la normativa actual, pues la Ley de Urbanismo de Castilla y León ya señala una categoría de suelo rústico de actividades extractivas, constituido por los terrenos que el planeamiento estime necesario reservar para tal finalidad. Por lo tanto, la normativa urbanística vigente ya prevé un suelo específico para las actividades extractivas lo que hace de esta norma algo completamente innecesario, si nos es para favorecer los intereses especuladores.

El argumento de la creación de empleo, una de las razones esgrimidas por el grupo popular, se desmonta al comprobar que la media de puestos de trabajo de las explotaciones de minería no energética en Castilla y León es de 6, y que en estos cálculos nunca se incluyen los empleos que se pierden al instalarse estas actividades en otros sectores como el agropecuario o el turístico.

Ecologistas en Acción agradece la responsabilidad de los grupos parlamentarios que han votado en contra de esta propuesta (Izquierda Unida-EQUO Castilla y León, PSOE, Unión de Pueblo Leonés y Podemos) y anuncia que seguirá trabajando para proteger el medio rural de Castilla y León, junto a las plataformas vecinales afectadas y otros sectores perjudicados, frente a los intereses extractivos y e speculadores de las grandes empresas.