Ha sido encontrado atropellado en la carretera un lince macho de un año y medio a la altura del Paso de La Soriana en el entorno de El Acebuche.

Ecologistas en Acción incide en que el nuevo Life Iberlince II debe estar orientado también a garantizar la continuidad del hábitat de la especie, evitando la invasión de los territorios eminentemente linceros con otras infraestructuras que disminuyen la eficacia de las medidas de permeabilización.

Ecologistas en Acción ha tenido conocimiento del hallazgo hoy de un lince ibérico atropellado en la carretera onubense que une Matalascañas y El Rocío, en Doñana. Se trata de un ejemplar joven de año y medio procedente de la población de Bonares-Rociana, el primero atropellado en Andalucía y el segundo en lo que va de año, ya que el 3 de enero murió uno por atropello en Mértola, Portugal.

La organización recuerda que en 2018 murieron al menos 27 linces ibéricos atropellados y 31 en 2017, por lo que, si bien reconoce que el trabajo realizado con los diferentes programas Life para la recuperación de esta especie en peligro está obteniendo buenos resultados, hace hincapié en que hay que darle continuidad. Para Ecologistas en Acción hay que adoptar medidas complementarias fundamentales, como la conservación del monte mediterráneo, que es el hábitat del lince; la recuperación de su alimento favorito, el conejo de monte; y la erradicación definitiva del furtivismo, una práctica que está infraestimada a pesar de que se está cobrando un considerable número de ejemplares. Junto a ello, garantizar la permeabilidad de las infraestructuras evitando la invasión de los territorios linceros, que conllevan una irremediable pérdida de eficacia de las medidas desarrolladas.

Por ello, la organización considera que el nuevo Life Iberlince II debe prestar especial atención a dar continuidad a lo ya logrado en materia de reducción de la mortandad de ejemplares por causas del ser humano.

Ecologistas en Acción considera de vital importancia que este símbolo de nuestro montes y nuestra cultura tradicional, especialmente del mundo rural, que es el Lince ibérico (Lynx pardinus), debería tener esperanza y que podamos legar su recuperación a las generaciones futuras, por lo que es necesaria la colaboración de toda la sociedad unida para lograr su recuperación.