Las quemas agrícolas en la provincia de Murcia, entre los meses de mayo y octubre, afectan a miles de personas con consecuencias para la salud, sin que las administraciones tomen medidas.

José Antonio Herrera. Ecologistas en Acción de la Región de Murcia. Revista Ecologista 98.

En la Región de Murcia se generan anualmente 650.000 toneladas de residuos leñosos procedentes de la poda y unas 100.000 toneladas de restos herbáceos 1. Una parte importante de estos residuos son quemados a cielo abierto, generando problemas de contaminación atmosférica en las áreas pobladas más cercanas.

Es cierto que se trata de una práctica muy arraigada en el campo y que tradicionalmente no ha generado problemas, al menos destacables. Pero también lo es el hecho de que el sector agrícola ha sufrido, en las últimas décadas, una profunda transformación con un importante crecimiento de superficie cultivada, entre otros cambios.

El resultado es que lo que antes no era un problema, ahora sí lo es en muchas comarcas que cuentan con una importante actividad agrícola.

Contaminación del aire en Cieza, Murcia, por la quema de paja contra las heladas. Foto Ecologistas en Acción.

Una práctica no permitida

La quema a cielo abierto de residuos agroforestales es una actividad potencialmente contaminadora de la atmósfera 2 y sujeta a la ley 22/2011 de Residuos y Suelos Contaminados, en tanto que se trata de una operación de eliminación de residuos agrícolas, y por tanto no permitida con carácter general al incumplirse la jerarquía de residuos que se establece en el artículo 8.

Una excepción la encontramos en los casos en los que una quema se justifica como medida fitosanitaria para evitar la propagación de una plaga, en base a la ley 42/2002 de Sanidad Vegetal. Sin embargo, esta excepción debe estar plenamente justificada por el órgano competente, y nunca exime de la obligación de que la actividad se lleve a cabo por medios que no pongan en peligro la salud humana o que dañen el medio ambiente.

Aire irrespirable

Pues bien, a pesar de las limitaciones que establece la legislación vigente, la quema de restos vegetales sigue siendo una práctica extendida que genera graves problemas de contaminación en muchos puntos de la región. Encontramos algunos ejemplos en zonas como Isla Plana, Cartagena, donde profesores y AMPA de un colegio han denunciado que la quema de rastrojos provoca picores en ojos y garganta en los niños 3. O en Águilas, donde un grupo de vecinos ha solicitado 4 la prohibición de esta práctica porque el aire se vuelve irrespirable 5. Aquí, recientemente un AMPA de la localidad explicaba que, durante una quema, varias familias tuvieron que llevarse a sus hijos del colegio, afectados por el humo.

Cieza cubierta de humo por las quemas agrícolas. Foto Ecologistas en Acción.

Y hace apenas dos meses, explica otro vecino, su hija de cuatro años fue ingresada tras otro episodio 6

También en Cieza son habituales las quemas agrícolas entre los meses de octubre y mayo, principalmente de ramas de podas, lo que genera densas nubes de humo que terminan alcanzando al núcleo urbano. Otro municipio afectado es Mazarrón, donde se producen numerosas quejas y denuncias por la incidencia de estas prácticas sobre la población.

Y no se escapa de esta contaminación la propia ciudad de Murcia que, con una población de más de 440.000 habitantes y rodeada de una gran extensión de huerta, sufre también la incidencia de las quemas agrícolas en la ya deteriorada calidad del aire por el tráfico motorizado 7.

Un riesgo para la salud

El humo que generan las quemas de restos vegetales es un contaminante formado por gases, hollín y partículas en suspensión que tiene efectos negativos sobre el sistema respiratorio y cardiovascular. Además, cuando se queman restos vegetales también se emiten, entre otros, compuestos cancerígenos como los hidrocarburos aromáticos policíclicos o las dioxinas, estas últimas debido a la presencia de plaguicidas clorados absorbidos en la superficie de hojas y tallos que luego son quemados 8.

Humo de quema agrícola en Águilas, Murcia. Foto Ecologistas en Acción.

Apenas existen datos de la incidencia de estas quemas en la calidad del aire, pero las imágenes que dejan estas prácticas son esclarecedoras. Hasta ahora sólo en una de las zonas afectadas, Cieza, se han tomado datos con una de las unidades móviles de la red regional de Vigilancia de la Calidad del Aire. Los resultados muestran que cuando se producen quemas, estas tienen una clara influencia en la calidad del aire en el núcleo urbano durante un periodo de tiempo de entre tres y cuatro horas, siendo habitual encontrar superaciones del límite de los 50 microgramos por metro cúbico (µg/m³) para partículas en suspensión con un diámetro inferior a 10 micras (PM10).

Se puede ver, además, como se producen en muchas ocasiones máximos, diezminutales y horarios, para PM10, PM2,5 o PM1 cercanos los 100 µg/m³ en unas ocasiones, y en otras muy por encima de ese valor. A lo anterior se suma la elevada frecuencia con la que a veces ocurren estos episodios.

Alternativas a las quemas

Existen alternativas efectivas a la quema de restos vegetales, como la producción de biomasa para aprovechamiento energético. También el triturado in situ de estos restos vegetales y su posterior aplicación como enmienda orgánica protectora del suelo, una práctica beneficiosa y habitual ya en algunas explotaciones.

Las administraciones deben incentivar la transición a estas alternativas, y mientras tanto, a corto plazo, es necesario aplicar medidas de prevención y regulación estricta de las quemas para minimizar su impacto en la población, incluido campañas de sensibilización dirigidas al sector agrícola. También es necesario un plan regional de residuos agrícolas, y sobre todo es preciso que, tanto Administración regional como ayuntamientos de las comarcas afectadas, dejen de actuar como si este problema no existiera y trabajen de forma coordinada para reconducir la situación.

 


Paja contra las heladas

Mención aparte merece la quema de balas o alpacas de paja y materiales similares. En este caso la finalidad no es eliminar un residuo, sino generar calor y humo con los que se pretende “prevenir” los daños que las heladas pueden provocar en cultivos de variedades tempranas y extratempranas de fruta de hueso 9

Quema de paja para evitar la helada de los frutales. Foto Ecologistas en Acción.

Estas quemas, que tienen lugar a lo largo de los meses de febrero y marzo, generan densas y kilométricas nubes de humo que acaban envolviendo completamente poblaciones cercanas durante horas. Es lo que ocurre en la comarca de la Vega Alta (Cieza, Abarán y Blanca), una de las zonas más afectadas por una práctica que Ecologistas en Acción lleva denunciando desde 2014.

Y es que cuando se realizan estas quemas se puede llegar a concentraciones extremadamente altas de partículas contaminantes.

El último episodio importante registrado tuvo lugar en febrero de 2018, cuando se llegó a valores horarios cercanos a los 400 µg/m³ de partículas PM10 en el núcleo urbano de Cieza. Pero el episodio más grave hasta ahora medido tuvo lugar en febrero de 2016, también en Cieza, con máximos horarios de 915 µg/m³ de PM10, 797 µg/m³ de PM2,5 y de 858 µg/m³ en PM1 10.

Además, las partículas se mantuvieron en niveles muy elevados durante 11 horas seguidas, arrojando un promedio diario de 258 µg/m³ (PM10), 224 µg/m³ (PM2,5) y 240 µg/m³ (PM1), provocando numerosas incidencias. Ese día, una joven tuvo que ser atendida por una grave crisis asmática e ingresada en la unidad del aislamiento del hospital comarcal de Cieza durante diez horas 11.

En este caso, no cabe otra respuesta que la prohibición de esta práctica, por su elevado impacto en la calidad del aire, y su sustitución por técnicas que permitan garantizar una adecuada protección del medio ambiente y la salud, como vienen aconsejando, de hecho, la Dirección General de Medio Ambiente y la de Salud Pública. Pero la presión de organizaciones agrarias, y la condescendencia del Gobierno Regional con el sector agrícola, da como resultado que todavía se sigan permitiendo y justificando, contra toda lógica.


 

  1. Plan de Residuos de la Región de Murcia. 2016-2020.
  2.  Real Decreto 100/2011, de 28 de enero, por el que se actualiza el catálogo de actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera y se establecen las disposiciones básicas para su aplicación
  3. Cerramos las ventanas para que no entre el humo al cole. La Verdad (4/004/2017) https://www.laverdad.es/nuestra-tierra/medio-ambiente/201704/04/cerramos-ventanas-para-entre-20170404015557-v.html
  4. Presionan con más de 600 firmas para prohibir la quema de residuos. La Verdad (23/06/2017) https://www.laverdad.es/murcia/aguilas/presionan-firmas-prohibir-20170623010050-ntvo.html
  5. Vecinos de Águilas denuncian la contaminación por la quema de plásticos y restos agrícolas. La Verdad (20/05/2017). https://www.laverdad.es/murcia/aguilas/201705/20/vecinos-denuncian-contaminacion-quema-20170520005521-v.html
  6. Vecinos y Ecologistas en Acción alertan de efectos nocivos en la población por las quemas agrícolas en Águilas, eldiario.es (9/11/2018) https://www.eldiario.es/murcia/medio_ambiente/Ecologistas-Accion-contaminacion-agricolas-Aguilas_0_833266806.html
  7. Las quemas agrícolas también contaminan. Vecinos y ecologistas denuncian la cantidad de quemas incontroladas que se realizan a diario en la Huerta de Murcia y la Vega del Segura que aumentan los índices de contaminación en partículas PM-10, nocivas para la salud. CadenaSer. (27/11/2017). http://cadenaser.com/emisora/2017/11/27/radio_murcia/1511778678_967645.html
  8. CCA (2014). La quema de residuos agrícolas: fuente de dioxinas. Comisión para la Cooperación Ambiental, Montreal, Canadá
  9. En los dos últimos años también se ha extendido junto a la paja, la quema de velas “antihelada” de parafina. La D.G. de Salud Pública ha recomendado la prohibición de la quema tanto de paja como de sustancias químicas como la parafina. (enero de 2018)
  10. https://sinqlair.carm.es/calidadaire/Documentacion/Documentacion.aspx
  11. Ingresada en Cieza una joven por las nubes de humo, eldiario.es (19/02/2016) http://www.eldiario.es/murcia/sociedad/Ingresada-Cieza-joven-nubes-humo_0_486102159.html