Con fecha de 29 de enero 2019 fue notificado a Asden-Ecologistas en Acción de Soria el Auto de la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, por el que admite el Recurso de Casación contra el Proyecto de Polígono Empresarial del Medioambiente -PEMA- (que sustituyó al proyecto de Ciudad del Medioambiente cuando fue declarado Inconstitucional) promovido por la Junta de Castilla y León.

Cúpula de la Energía de la Ciudad del Medioambiente, Garray (Soria)

Asimismo el Auto declara que la cuestión planteada por Asden-Ecologistas en Acción presenta interés casacional objetivo, y concretan las normas jurídicas que, en principio, habrán de ser objeto de interpretación.

La Sala Tercera de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo emplaza por 30 días a  Asden-Ecologistas en Acción para presentar el escrito de interposición del Recurso de Casación.

Respecto a las declaraciones a distintos medios de la Alcaldesa de Garray, hay que recordar que ya en su día Asden-Ecologistas en Acción dijo públicamente que si el PEMA se hubiera limitado a un Polígono Industrial en terrenos rústicos no protegidos, no hubiera habido objeción legal alguna; y las presuntas empresas, cuyo nombre una vez más no quiere revelar, ya estarían instaladas. Pero la Junta de CyL y el Ayuntamiento de Garray se empeñaron en unir las Cúpulas (recordemos que están levantadas en terreno especialmente protegido y zona de dominio público) a la Zona Industrial mediante el Decreto 18/2015 que aprobaba el Parque Empresarial del Medioambiente (PEMA).

No podemos pasar por alto el populista discurso de la alcaldesa apoyando los parabienes de su polígono industrial en Garray, el cual ha sido financiado totalmente con el dinero de los sorianos y castellanoleoneses (incluida su depuradora), y en detrimento de los polígonos industriales de otros pueblos que están vacíos, inacabados o sin proyecto porque durante todos estos años no han recibido el impulso  político ni económico de la Junta de CyL.

Por último decir que nada afecta este asunto a la empresa Aleia Roses, destinada a la producción de rosas en invernadero, puesto que la actividad desempeñada por esta empresa es calificada como agrícola y sin conexión alguna con el Polígono Industrial. De hecho ya ha incrementado su extensión sin obstáculo alguno.