El 3  de febrero, se ha desarrollado en las playas de Suances y de otras localidades de la región una jornada de limpieza de playas, con la retirada de basuras y restos  plásticos, consecuencia de las recientes inundaciones, los voluntarios recogieron residuos durante la mañana del domingo, en la playa de la Concha y la Ribera, hasta llenar varios contenedores, hay que agradecer a las cerca de 400  personas que han acudido a la convocatoria, su esfuerzo, dedicación y espíritu solidario.

La actividad convocada por SOS Suances, Cruz Roja  y Ecologistas en Acción de Cantabria contó con la colaboración del Ayuntamiento de Suances. Sería deseable que esta iniciativa, gracias a la motivación demostrada por los voluntarios pudiera ser repetida en próximos fines de semana, aunque no haya convocatoria específica, dada la magnitud del problema y de esta forma poder mantener en el tiempo este impulso cívico.

Cada año entran en los océanos entre 6 y  8 millones de toneladas de basuras, que  están compuestas en más del 80 % de plásticos. Por efecto de la radiación solar y otros procesos físicoquímicos y biológicos se produce una fragmentación convirtiéndose en microplásticos, muy difíciles de detectar o de eliminar y muy contaminantes.

Depende de todos nosotros, con los usos que hagamos en nuestros hogares, que podamos reducir o eliminar los plásticos de nuestras vidas.

Tampoco podemos olvidar  las demás playas de la región y  las riberas de los cauces fluviales, donde están desperdigados ingentes cantidades de residuos, sobre todo plásticos. Hay que hacer una llamada a los municipios ribereños de los cursos fluviales, para evitar que se acumulen basuras junto a los cauces y áreas inundables, tanto domésticas, agroganaderas o industriales, articulando las normativas municipales necesarias, pues estas situaciones se repetirán con más frecuencia debido al cambio climático.

Ante esta situación que bien se puede calificar de desastre ecológico, las administraciones  se tienen que responsabilizar y gestionar los recursos de que disponen para comenzar a retirar de forma efectiva y rápida estos residuos contaminantes, antes que se diseminen y lleguen al mar. Sobre todo en los lugares donde los voluntarios no pueden llegar, organizando si es necesario, equipos de trabajo con personas procedentes de las listas del paro.

Es urgente actuar utilizando todos los medios disponibles. Los ayuntamientos y el gobierno regional tienen que asumir sus responsabilidades de forma inmediata y así evitar un desastre ambiental.