La Coordinadora de ONG Ambientales de Extremadura, integrada por nueve organizaciones 1, lamenta el estado de abandono de la educación ambiental en la región y la confusión reinante entre los responsables de educación, que admiten como formación y sensibilización ambiental los contenidos que los cazadores dan a su programa de charlas en colegios “Caza y Naturaleza”.

Hace más de seis años que la Junta de Extremadura no dedica ni un euro a subvencionar programas y proyectos de educación ambiental. De hecho, la Estrategia Extremeña de Educación Ambiental ha tenido que esperar hasta 2018 para ser aprobada, pero no tiene dotación económica alguna.

La educación ambiental debe promover una relación positiva y respetuosa del individuo con su entorno natural, enriqueciendo su conocimiento del mismo, de los procesos e interacciones que forman los ecosistemas y de los frágiles equilibrios necesarios para su preservación en buen estado. La visión desde el interior de una actividad de aprovechamiento de los recursos naturales, como es la caza, no es adecuada ni enriquecedora para los niños. Por muy respetable que pueda ser esta actividad, constituye, en definitiva, un aprovechamiento económico de recursos naturales públicos, bajo licencia de la administración.

Así, la actividad cinegética constituye una aproximación a la naturaleza que puede hacerse con mayor o menor sensibilidad conservacionista, pero que no capacita para enseñar educación ambiental a los niños. Recibir los valores y la visión que de la naturaleza tienen los cazadores no ayudará a los niños extremeños a tener una formación ambiental positiva y amplia  sino, posiblemente, sesgada hacia los intereses y necesidades del sector cinegético, lo que podrá tener consecuencias en sus decisiones futuras.

Desde luego, los cazadores tienen derecho a hablar de su actividad a los niños, al menos a aquellos a los que los padres les parezca adecuado, pero no es correcto hacerlo con subvenciones públicas de la Consejería de Educación dirigidas a fomentar entre los niños los valores del deporte, como la superación, el esfuerzo  y la relación positiva con la naturaleza. Esto último sería muy discutido por buena parte de la población, así como el hecho de considerar la caza como un deporte que fomente ese tipo de valores.

La caza, lo que sí es, en palabras de sus propios representantes, es una potente actividad económica, de gran interés para muchas zonas rurales. En este aspecto cumple una función social relevante, dando trabajos temporales y, por lo general, escasamente pagados, a muchos desempleados de los municipios cercanos a los cotos. También constituye un aprovechamiento más del que disfrutan los dueños de fincas, en muchos casos de relevancia en el montante total de sus beneficios.

Pero el hecho de que la caza sea una actividad económica basada en el aprovechamiento de nuestros recursos naturales no implica que deban tener todas las puertas abiertas de par en par y, menos, las de los colegios de nuestros hijos. Los niños merecen una educación ejemplar y neutral, no sesgada hacia los valores e intereses de un sector como el de la caza, por muy lucrativo que sea.

Y si los cazadores quieren hablar de caza sostenible, de cuidar las especies cinegéticas gestionando sus cotos y tomando medidas para recuperar sus poblaciones, de erradicar los disparos a especies protegidas, el veneno y el maltrato animal, que lo hagan con ellos mismos y con los jóvenes que en edad legal, puedan decidir hacerse cazadores, para que las actitudes de los malos cazadores empiecen a ser solo un recuerdo y no una triste realidad que vuelve cada año.

  1. La Coordinadora de ONG Ambientales de Extremadura agrupa a las siguientes organizaciones: ADENEX, AMUS, ANSER, DEMA, Ecologistas en Acción de Extremadura, Ecologistas Extremadura, GRUS Extremadura, SEO/Birdlife Extremadura y Sociedad Extremeña de Zoología (SEZ).