Sin pretender ser expertos en ergonomía, desde Ecologistas en Acción queremos manifestar que los bancos o mejor dicho los elementos de diseño que se han colocado para sentarse, en la plaza, que pudo ser parque, de Méjico, no se puede decir que cumplan con los criterios de ergonomía que serían deseables. Y para ello se puede consultar la Guía de Buenas Prácticas en el Diseño: Bancos y Asientos, basada en los parámetros que establece el Real Decreto 173/2010 que modifica el Código Técnico de la Edificación, que señala que “el diseño del mobiliario urbano bancos y otros elementos de descanso  cuya principal función es la ofrecer asiento y reposo al viandante, no responde exclusivamente a criterios estéticos de integración con el paisaje urbano y de acuerdo con ello, han de observarse unas soluciones de diseño que respondana los siguientes datos:

  • Dispondrán de un diseño ergonómico con una profundidad de asiento entre 40 y 45 cm y una altura comprendida entre 40 y 45 cm.
  • Deberán tener respaldo y reposabrazos en los extremos. La altura del respaldo estará́ comprendida entre 40 y 50 cm y la altura de los reposabrazos respecto del asiento será́ de entre 18 y 20 cm.
  • El ángulo de inclinación asiento-respaldo oscilará entre 105º y 110º, y el respaldo estará́ dotado de un soporte firme a la altura de la región lumbar de 15 cm como mínimo.

Desde Ecologistas en Acción pensamos que los asientos de la nueva Plaza de Méjico, incumplen mayoritariamente estos datos, por lo cual creemos que en su diseño se ha puesto este, por encima del bienestar de las personas.