El empresario afincado en La Gomera, Antonio Manuel Pérez Pérez (conocido popularmente como Antonio “el médico”) ha sido condenado a la pena de dos años de prisión por un delito contra la ordenación del territorio, según sentencia dictada por el Juzgado Penal número 4 de Santa Cruz de Tenerife.

La condena impuesta al empresario, además de la pena de prisión de dos años, incluye inhabilitación especial del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, multa de 15 meses con cuota diaria de 6 euros, inhabilitación especial para profesión u oficio por dos años, demolición de las obras ejecutadas sin licencia, y restauración del equilibrio ecológico perturbado mediante la adopción de las medidas pertinentes para ello.

Esta sentencia supone un punto y aparte en este caso judicial, que se inicia en 2006 con una denuncia de Ben Magec-Ecologistas en Acción ante la Fiscalía de Medioambiente de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, por la construcción de un hotel presuntamente ilegal en el interior del Parque Natural de Majona, en la zona conocida como Casas de Enchereda. La ficalía abrió una investigación y constató que, efectivamente, Antonio Pérez, a través de una empresa denominada Enchereda Agrícola S.L., estaba construyento un establecimiento turístico de forma ilegal, es decir, vulnerando gravemente las disposiciones recogidas en el Texto Refundido de la Ley del Territorio y de Espacios Naturales Protegidos de Canarias, en el Plan Rector del Parque Natural de Majona y en el Decreto de Turismo Rural.

El Plan Rector del Parque establece que las Casas de Enchereda se localizan dentro de la Zona de Uso General del espacio protegido, en la cual sólo es posible la construcción de equipamientos y servicios relacionados con el uso público y la gestión del propio Parque, estando completamente prohibido el uso turístico alojativo, excepto en las edificaciones tradicionales rurales existentes. Sin embargo, en las obras denunciadas no se llevó a cabo una rehabilitación, sino el derribo de parte de las construcciones preexistentes y la construcción de nueva planta.

El papel del Cabildo de La Gomera

El “caso Enchereda” ha estado unido a algunas determinaciones adoptadas por el Cabildo de La Gomera, y aún no aclaradas, en relación a la compra de la finca. En su momento, Tagaragunche-Ecologistas en Acción, instó públicamente al Cabildo y a la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias para que ejercieran su derecho de tanteo y retracto para adquirir la finca de Enchereda, de cara a su futura incorporación al Parque Nacional de Garajonay.

Sin embargo, el Cabildo gomero, como administración competente en la zona, incomprensiblemente jamás ejerció su derecho de preferencia de compra. Y ello a pesar de que era notorio que la finca reunía suficientes condiciones para ser merecedora de incorporarse al Parque Nacional de Garajonay, y así lo habían reconocido el Organismo Autónomo de Parques Nacionales del Ministerio de Medio Ambiente, la Comisión Mixta de Gestión de los Parques Nacionales Canarios, el Patronato de Espacios Naturales Protegidos de La Gomera y el propio Patronato del Parque Nacional de Garajonay. Esa incorporación debería haberse hecho realidad a partir de la puesta en venta de la finca a principios de 2005. De hecho, tanto la Comisión Mixta como el Patronato del Parque Nacional, enterados de la situación, también instaron al Cabildo Insular de La Gomera y al Gobierno de Canarias, como entidades competentes, para que ejercieran el derecho de compra.

Además, algunas declaraciones y movimientos del Cabildo de La Gomera en el seno del Patronato de Espacios Naturales, tanto sobre la finca como sobre las obras, parecían más encaminadas a tratar de buscar una fórmula para legalizar las obras y favorecer al empresario que a velar por los intereses generales y por el cumplimiento de la ley.

Actuaciones posteriores no han hecho más que enturbiar aún más el asunto. Durante los actos de celebración del 25 aniversario de la declaración de Garajonay como Parque Nacional, el presidente del Cabildo sorprendía a todos anunciando que el Parque Nacional de Garajonay, gracias a una cesión por parte del Cabildo, se ampliaría en 2.000 hectáreas que se correspondían con el Macizo de Enchereda. Tagaragunche-Ecologistas en Acción ha intentado varias veces que el presidente Casimiro Curbelo aclarara las condiciones de esa ampliación y las gestiones realizadas para tal fin, sin obtener más que respuestas vagas y nada esclarecedoras, mientras la realidad es dos años después no se sabe nada de aquel extraño “regalo”.

La finca de Enchereda es una de las fincas privadas más grandes de La Gomera. Se encuentra localizada entre los municipios de San Sebastián y Hermigua, y limita con la parte Este del Parque Nacional de Garajonay. Conserva unas extraordinarias manifestaciones de monteverde canario, con comunidades vegetales muy singulares y numerosas poblaciones de especies endémicas y amenazadas, así como unos valores paisajísticos únicos y una variada muestra de hábitats que permiten calificarla como la finca privada que contiene la más extensa y mejor conservada muestra de Monteverde en el Archipiélago Canario. La finca se encuentra en el interior del Parque Natural de Majona, que constituye un ejemplo excepcional de paisajes abruptos, con grandes barrancos y acantilados de notable interés geomorfológico. Entre sus barrancos destaca el de Majona, que da nombre al parque, en cuya cabecera se encuentra la finca de Enchereda.