Para el último mes del invierno se prevé que haya nuevos episodios de tiempo estable, altas temperaturas invernales y viento sur,  la tripleta que pone en bandeja la proliferación de incendios intencionados de monte bajo y matorral.

La Ley 34/2007, de Calidad  del Aire y Protección de la Atmósfera, establece que haya un umbral de información  a la población (un nivel de contaminantes a partir de los cuales una exposición de breve duración supone un riesgo para la salud de los sectores especialmente vulnerables de la población y que requiere el suministro de información inmediata y apropiada), y un umbral de alerta (un nivel de contaminación a partir del cual una exposición de breve duración supone un riesgo para la salud humana que afecta al conjunto de la población y que requiere la adopción de medidas inmediatas).

La legislación vigente dice que el valor límite diario para la protección de la salud para partículas en suspensión (PM10) es de 50 µg/m³. Las 4 estaciones de medición del área de la bahía, situadas en Santander Estaciones, Santander Tetuán, Parque de la Cros (Maliaño)  y Guarnizo, llevan desde el miércoles dando cifras por encima de los 100 µg/m³ de partículas en suspensión y esta mañana se ha vuelto a registrar en la estación de medición de Cros (Maliaño) un pico superior a los 400 µg/m‚, aún mayor que el que se produjo con los incendios del pasado fin de semana.

Aunque los episodios de alta o muy alta contaminación solo se registran durante algunas horas, siguen generando situaciones críticas para la salud pública, como la que se ha producido esta mañana en Maliaño, donde se ha superado hasta ocho veces el valor límite diario.

Ecologistas en Acción demanda, tanto el  Gobierno Regional  como los Ayuntamientos del área de la Bahía,  que se activen los protocolos de información a la población para episodios de fuerte contaminación, por el riesgo para la salud que entrañan para las personas más vulnerables con enfermedades respiratorias y la población en riesgo (personas de edad e infancia) y el riesgo que entraña realizar actividades deportivas intensas y continuadas al aire libre.

Aunque el protocolo de actuación del Gobierno de Cantabria haga solo referencia  al umbral de información a la población para el caso del ozono – que se produce en Cantabria de forma mucho más esporádica- la reiteración de los incendios y su repercusión en la salud de la población aconsejan una actualización del mismo, de los contaminantes a considerar y, seguramente, de los valores límite de aviso e información a la población.

Por ello, Ecologistas en Acción pide a las Direcciones Generales  de Medio Ambiente y de Salud Pública más rigor con la aplicación de los protocolos de actuación por contaminación del aire urbano, asegurándose de que se activan a tiempo las situaciones de aviso en la próxima ocasión en que sea necesario, probablemente la semana próxima, a tenor de la previsión meteorológica. La contaminación atmosférica por partículas no es ninguna broma, ocasionó 28.000 fallecimientos prematuros en España en 2015, según el último informe sobre la calidad del aire publicado por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).