Ecologistas en Acción ha denunciado ante  la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y el SEPRONA un pozo desprovisto de cualquier medida de protección ante caídas de animales o personas.

El pozo se localiza en el municipio de Santiponce, en una parcela agrícola cercana a la autovía S-30 y al sendero paralelo al cauce vivo del Guadaquivir muy usado por senderistas y ciclistas en sus excursiones, por lo que entendemos que,  independientemente de su situación legal, supone un peligro para la seguridad de transeuntes y animales que pueden acceder al borde del pozo sin impedimento alguno al estar el brocal abierto y aterrado.

Ecologistas en acción ha facilitado a la Confederación y al Seprona la ubicación exacta del pozo que se encuentra destapado y sin las medidas de seguridad mínimas.

En la denuncia se insiste en que a la vista de las imágenes facilitadas y dado que su ubicación está en un lugar adyacente al paso de personas y animales, creemos que implica un riesgo que debe ser tenido en cuenta. Se dice también que instamos a que se exija al propietario/a de los terrenos donde se encuentra el pozo a que tome las medidas oportunas para evitar un peligro para los ciudadanos y los animales.

Ecologistas en Acción recuerda a la ciudadanía la peligrosidad de estos pozos abiertos y agradece la información que sobre casos como este nos van llegando para poder exigir a las administraciones competentes que, a su vez, exijan que se adopten las medidas de seguridad preceptivas, en el caso de pozos autorizados, y a la clausura de los ilegales que tanto daños personales y a la conservación de los ecosistemas vienen ocasionando.