Ecologistas en Acción se ha dirigido al Alcalde de Murcia y al Concejal de Urbanismo Medio Ambiente y Huerta en sendos escritos, denunciando la pasividad del consistorio y su escasa diligencia en afrontar de una forma consecuente el problema de la contaminación atmosférica en el municipio. Señalan que este fin de semana pasado se han vuelto a producir picos de contaminación por partículas PM10, registrándose una media de 60 microgramos por metro cúbico el viernes 1 de marzo, y de 56 microgramos por metro cúbico el sábado 2 de marzo, ambos días por encima del valor límite diario que establece la legislación sobre calidad del aire, que es de 50 microgramos por metro cúbico.

Además, Ecologistas en Acción desmiente la falacia de que la situación de tiempo estable y anticiclónico es la causa de la contaminación atmosférica. Por el contrario las emisiones del tráfico rodado, especialmente el tráfico rodado pesado, las emisiones de los polígonos industriales y las quemas agrícolas son las que producen la contaminación, y la situación meteorológica sólo influye en la mayor o menor dispersión de esa contaminación. Y aunque los fenómenos de estabilidad meteorológica, durante los cuales la contaminación persiste más tiempo, son propios de la meteorología regional y local, se espera que sean más frecuentes como consecuencia del avance del cambio climático.

Es decir, que el problema recurrente de superación del límite legal de partículas se produce como consecuencia del actual modelo insostenible de movilidad y de la falta de medidas realmente transformadoras de dicho modelo, tanto dentro del municipio como en su interacción con los municipios colindantes.

En este contexto, el protocolo anticontaminación del Ayuntamiento de Murcia hasta ahora solamente se ha basado en informar y ofrecer una serie de recomendaciones voluntarias. Esto ha servido para concienciar sobre la existencia del problema, pero no llega a incidir en su solución, ya que no implica medidas eficaces para resolver el deterioro de la calidad del aire en el municipio.
Por ello la organización ecologista considera necesaria la elaboración de planes de acción a corto plazo que permitan adoptar las medidas eficaces de lucha contra la contaminación ante episodios de mala calidad del aire.

Así, Ecologistas en Acción sugiere que se extiendan restricciones temporales del tráfico motorizado durante episodios de elevada contaminación en el casco histórico de la ciudad, además de la prohibición taxativa de las quemas agrícolas. Esto se debe acompañar de una mayor oferta de transporte público durante estos episodios, con aumento de la frecuencia y la reducción del coste o la gratuidad del servicio.

Sin olvidar que se debe trabajar en la dotación y mejora de alternativas de movilidad, y desarrollar una campañas permanentes de concienciación e información pública para disuadir del uso del vehículo privado.

La organización critica que el Ayuntamiento siga sin tomarse suficientemente en serio este problema ambiental y de salud pública, que seguirá y se agravará si no se trabaja en un cambio real de modelo de movilidad urbana.

Recuerdan que la contaminación atmosférica por partículas fue responsable en 2015 de casi 28.000 muertes prematuras en España, según el último informe sobre la calidad del aire publicado por la Agencia Europea de Medio Ambiente, citando estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El Instituto de Salud Carlos III ha estimado en casi 3.000 las muertes anuales producidas por la exposición a corto plazo a partículas en la veintena de ciudades españolas donde se ha encontrado una asociación significativa entre contaminación y mortalidad.

Reducir el tráfico y las emisiones agrícolas e industriales es la única solución.

Las principales vías de actuación para reducir la contaminación del aire pasan por: la reducción del tráfico motorizado en las áreas metropolitanas, disminuyendo la necesidad de movilidad con un urbanismo de proximidad y potenciando en las ciudades el transporte público (en especial el eléctrico) y los medios no motorizados como la bicicleta o el tránsito peatonal. La reconversión ecológica del transporte interurbano desde la carretera a un ferrocarril convencional mejorado y socialmente accesible. El ahorro y la eficiencia energética, la recuperación de los estímulos para la generación eléctrica renovable, en sustitución de las centrales termoeléctricas a partir de combustibles fósiles; y la adopción generalizada de las mejores técnicas industriales disponibles para la reducción de la contaminación atmosférica. La prohibición de quemas agrícolas, sustituyendo por alternativas como el triturado, el compostaje, etc.

Se requiere de un Plan de mejora de la Calidad del aire realmente serio.

La organización reclama un Plan de mejora de la calidad del aire, con objetivos de calidad basados en los valores límite de las directrices de la OMS, y un plan específico del control de ozono troposférico, con una financiación suficiente para su desarrollo y con medidas preventivas, de información y concienciación ciudadana sobre la calidad del aire.