Ben Magec-Ecologistas en Acción ha hecho llegar a la Viceconcejería de Medioambiente las sugerencias en un amplio documento donde se proponen medidas que la estrategia no recoge, como la expresa prohibición de determinados artículos de plástico de un solo uso, la obligatoriedad de la recogida de la fracción orgánica o la implantación de un sistema de depósito, devolución y retorno de envases ligeros, entre otras, que en opinión de la Federación ecologista son esenciales a la hora de abordar el problema de los plásticos y de los residuos en general .

Tras hacer un exhaustivo estudio de la Estrategia para el Plástico en Canarias que hizo pública el Gobierno de Canarias a mediados del mes de febrero, la Federación Ben Magec-Ecologistas en Acción dirigió el pasado 4 de marzo a la administración competente un documento de 25 páginas de aportaciones con las que se pretende que las medidas implantadas en el archipiélago para el tratamiento de los residuos de plástico estén a la altura de la dimensión real de este grave problema. «Después de leer con detenimiento la Estrategia para el Plástico nos entristece constatar, tal como ya se infería en los actos de presentación, que tanto el diagnóstico  como las medidas propuestas por el Gobierno son claramente insuficientes para tratar de hacer frente a la grave afección que los residuos de este material están provocando en el medioambiente y en nuestra salud», afirma la portavoz de la Federación Noelia Sánchez.

El documento de aportaciones, que se encuentra también publicado en la web de la federación, plantea que el diagnóstico realizado cuenta ya de base con datos escasos, cuando no de dudosa credibilidad, es poco participativo y no presenta medidas de carácter vinculante sino que se trata más bien de una batería de meras recomendaciones. Por otra parte y pese a que el Gobierno de Canarias ha tratado de comparar su Estrategia con la reciente Ley de Residuos de Baleares, no contempla la implantación de un sistema de depósito, devolución y retorno de envases ligeros, una de las piezas clave de la ley balear. Otra de las aportaciones de Ben Magec-Ecologistas en Acción a la Estrategia es la de visibilizar que el tratamiento de los residuos requiere un enfoque integral, puesto que no es posible mejorar la recogida selectiva del plástico sin la obligatoriedad de una gestión separada de la materia orgánica, evitando que los deshechos de plástico se mezclen en esta fracción. El documento elaborado por la federación ecologista sugiere medidas más contundentes, con restricciones a la importación, venta, distribución y utilización de productos que, como residuos de difícil reciclabilidad, presenten dificultad especial en su gestión, efectos adversos para el medio ambiente o exista una generación excesiva que dificulte alcanzar objetivos de reducción. También propone medidas de fiscalidad verde así como de reducción, prevención y sensibilización dirigidas a la administración, las empresas y la ciudadanía.

«Nos encontramos en un momento crucial donde tenemos que poner freno a un problema cuyas medidas de solución llegan décadas tarde y adoptadas bajo la presión del incumplimiento de las diferentes leyes y directivas tanto nacionales como europeas”, aseveró Noelia Sánchez.  Según la portavoz no se puede seguir tratando de insistir en un modelo que se ha demostrado poco eficiente, que es tratar de trasladar la responsabilidad al vecino o vecina de forma individual, pidiéndole que reduzca el uso de envases de plástico de usar y tirar y que los deposite si lo tiene a bien en el contenedor amarillo. «Llegó la hora de que la administración y las empresas productoras y distribuidoras asuman su verdadera responsabilidad en el asunto dejando de utilizar a gran escala artículos de plástico de un solo uso, generando alternativas y mejorando los sistemas de gestión y reutilización de este residuo. El deber de la ciudadanía es, en todo caso, el de exigir colectivamente a los poderes públicos y al sector empresarial que implementen cambios más ambiciosos».

La federación ecologista canaria se encuentra estudiando además el recientemente presentado Plan Integral de Residuos de Canarias, plan que adolece también de un verdadero proceso participativo y al que se realizarán las pertinentes alegaciones con el objetivo de que el Gobierno recupere los años perdidos en resolver la desastrosa gestión de los residuos en el archipiélago por la que ya ha recibido sanciones de la Unión Europea.