Ecologistas en Acción de Huelva ha realizado su asamblea provincial en Fuenteheridos, reivindicando la recuperación de vías pecuarias y caminos  públicos.

Varias decenas de participantes de toda la provincia debatieron sobre la situación del medio ambiente en las diferentes comarcas onubenses y acordaron las líneas de trabajo a realizar en los  próximos meses.

La pérdida de biodiversidad ligada a la destrucción de monte y espacios forestales con nuevas plantaciones de eucaliptos y la expansión de cultivos industriales en Sierra y Andévalo, la contaminación industrial y la derivada de la expansión minera especulativa fueron algunas de las preocupaciones más señaladas en la asamblea ecologista. También se abordaron los nuevos proyectos de despilfarrar dinero público en espigonar y mover arena en las playas onubenses, mientras sigue habiendo vertidos de aguas residuales que nos están generando graves sanciones desde la Unión Europea.

La asamblea ecologista señaló la necesidad urgente de políticas de mitigación y adecuación frente al cambio climático y el contraste con la persistencia de proyectos como lo del almacenamiento de gas en Doñana o los trasnochados reclamos electoralistas para inútiles infraestructuras de aeropuertos aves y autopistas, que contribuyen a agravar el problema.

En el transcurso de la asamblea, se expresó la preocupación por la inacción de la administración y en especial de las autoridades judiciales en defensa del dominio público, como se pone de manifiesto en la continua usurpación de vías pecuarias y caminos públicos. Este tema fue objeto de un taller específico con responsables de Ecologistas en Acción de Andalucía que expusieron experiencias y estrategias para la recuperación y apertura de caminos públicos. También se aprobó una resolución en defensa de la gestión pública del agua, con un pronunciamiento en contra de la mercantilización de los bienes comunes.

Tras finalizar la asamblea, una parte de la gente asistente se trasladó a un camino público, abierto de nuevo gracias a la actividad de la asociación serrana “Los pies en la Tierra”, donde Ecologistas en Acción de Huelva reafirmó su compromiso y apoyo a esta entidad en  las actividades de recuperación de caminos públicos.

 

Resolución de la asamblea de Ecologistas en Acción de Huelva:

Por la gestión pública sostenible del ciclo integral del agua en Huelva.

La gestión del agua en Huelva está generando conflictos y problemas sociales y ambientales de toda índole. Sistemas de abastecimiento ineficaces, dudosas operaciones de financiación, privatización total o parcial del ciclo del agua, tarifas abusivas, inexistencia o mal funcionamiento de depuradoras de aguas residuales… la realidad de la mala gestión del agua afecta a buena parte de las comarcas y municipios onubenses. La consideración del agua como mercancía y la falta de transparencia y participación en su gestión está en la raíz de buena parte de esos conflictos. Ecologistas en acción de Huelva considera que, tal como dice la Directiva
Europea Marco del Agua en su primer preámbulo “el agua no es un bien comercial como los demás, sino un patrimonio que hay que proteger, defender y tratar como tal”.

El abastecimiento de agua para el consumo humano y el saneamiento es un derecho humano que, tal como señala Naciones Unidas, es indispensable para vivir dignamente, siendo condición previa para la realización de otros derechos fundamentales. En este terreno Ecologistas en Acción defiende que la gestión de los servicios del agua tiene que ser pública, garantizando la transparencia, la información, la rendición de cuentas y el control social.

Por ello, rechazamos la privatización, total o parcial, de los servicios del ciclo integral urbano del agua, que se ha ido produciendo en buena parte de las comarcas onubenses y entendemos que las administraciones públicas deben asegurar su sostenibilidad, en el ámbito ambiental, económico, social, estructural y de gestión, algo que no han venido haciendo hasta ahora desde la empresa pública GIAHSA y mucho menos desde las empresas privadas como AQUALIA. La defensa de la gestión pública del agua implica también que el funcionamiento de las empresas públicas debe ser impecable en transparencia y rendición de cuentas, revertiendo íntegramente los fondos procedentes del cobro de los recibos a mantener y mejorar los servicios, sin que puedan ser usados para comprar favores políticos en nombre de supuestas necesidades electoralistas.

De la misma forma, la federación ecologista considera necesario cortar el incesante robo de agua a ríos, humedales y aguas subterráneas, que ya han sido desprovistos de sus caudales en buena medida, para satisfacer la fiebre del oro de los cultivos intensivos que se extiende por costa, campiña, sierra y Andévalo. Si añadimos el creciente uso de las riberas como vertedero de aguas residuales de las actividades mineras que convierte a las cuencas del Odiel y Tinto en arterias de contaminación hasta más allá de sus desembocaduras, entenderemos la situación agonizante de nuestros ecosistemas fluviales y humedales costeros. Ecologistas en acción considera que el uso agrícola e industrial del agua en Huelva debe estar supeditado a la prioritaria recuperación de la calidad de agua de los ríos, riberas, acuíferos y humedales, máxime teniendo en cuenta los
impactos crecientes del cambio climático en nuestro territorio, que convierten en suicida la cortoplacista política de considerar los ríos como canales de transporte y almacenamiento del agua, sin atender a la salud de los ecosistemas ni a la de la población a la que sustentan.
Fuenteheridos, 9 de marzo de 2019