En los últimos meses, los jóvenes de Europa han celebrado concentraciones cada viernes para exigir el cumplimiento de los acuerdos para frenar el Cambio Climático.

“Nos jugamos mucho, nos jugamos nuestro futuro. Si los políticos no hacen nada, haremos que nos oigan. La situación es extrema: la crisis ecológica se ha agudizado en los últimos años, y ya no hay rincón del planeta que sea ajeno a esta urgencia”, detalla el manifiesto de la Juventud x el Clima, una de las entidades que participa en esta protesta.

La convocatoria de la juventud “Fridays for future” (Viernes por el futuro) a nivel mundial es más necesaria que nunca.Desde hace más de medio siglo los grupos ecologistas venimos advirtiendo de los riesgos de la contaminación para la vida en nuestro planeta, y lo que al principio aparecían como percepciones agoreras de un puñado de locos pronto se vio refrendado por los informes científicos. Sin embargo, las empresas beneficiarias del negocio del petróleo y sus derivados, como Exxon Mobil o Koch Industries, a través de la creación de grupos de presión e inversión millonaria en propaganda negacionista, han impedido que durante todo este tiempo se hayan tomado medidas necesarias y urgentes para frenar el calentamiento global. La actitud negacionista de dirigentes políticos como Trump, o en nuestro país Aznar y Rajoy, ha impedido adoptar medidas eficaces para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Ecologistas en Acción comparte al 100% las principales razones y argumentos de estos jóvenes activistas; no siempre sabemos decirlo de forma tan clara y hermosa.

  • “La inacción de los gobernantes y la pasividad de parte de la sociedad supone un coste enorme, por lo que hacen falta cambios profundos en un modelo económico cuya principal víctima somos nosotros mismos”.
  • “No se trata solo de cambiar las bombillas, sino el modelo económico”.
  • “Nuestros líderes políticos nos han fallado. Dicen que aman a sus hijos por encima de todo, pero les están robando su futuro ante sus propios ojos”.
  • “Necesitamos esperanza, pero lo único que necesitamos más que la esperanza es la acción. Busquemos la acción y encontraremos la esperanza”.

Nos quejamos muchas veces de los jóvenes y de su apatía por todo. Pero este movimiento confirma que no son abúlicos y se dan cuenta del fraude al que les está conduciendo la política de los mayores.

Por fin, hay síntomas de cambio, hagámoslo imparable, arranquemos compromisos a los gobernantes y que se comprometan de una vez con el futuro de un planeta libre de amenazas.