Ecologistas en Acción ha sabido de la intención, por parte de la Mancomunidad del Sur, de la construcción en Pinto de una nueva planta para la producción de combustible para incineradoras de basura, denominado eufemísticamente como “combustible sólido recuperado”. El proyecto al que hemos tenido acceso pretende ampliar el denominado “Complejo Medioambiental de Pinto”, que no es otra cosa que el vertedero y planta de biometanización que lleva recibiendo la basura de 71 municipios y 1,8 millones de habitantes, desde hace más de tres décadas.

La nueva planta pretende convertir en combustible para incinerar nada más y nada menos que el 34 % de los envases que los vecinos separamos en el contenedor amarillo.

En lugar de invertir recursos materiales y humanos en mejorar la tasa de recuperación de los envases depositados en el contenedor amarillo, la Mancomunidad prefiere gastar en incineración los impuestos y  tasas que pagamos los habitantes del Sur de Madrid.

Este combustible, producido principalmente por plásticos que la Mancomunidad no está dispuesta a reciclar, podría ser posteriormente incinerado en el Sur de Madrid, bien en la incineradora de Valdemingómez o en la cementera Valderrivas en Morata de Tajuña.

La utilización de residuos como combustible es contraria a los objetivos de economía circular establecidos en la normativa Europea de Residuos y son contrarios también al uso sostenible de los recursos. Necesitamos incrementar los porcentajes de recuperación de materiales, que todavía se sitúan en porcentajes cercanos al 30 %, muy lejos de las obligaciones de preparación para la reutilización y reciclaje del 50 % en 2020 que nos exige la legislación de residuos.

En este sentido, necesitamos que las inversiones en la mejora de las plantas de tratamiento sean en la dirección de incrementar los porcentajes de recuperación para su posterior reciclaje y no el incremento de los materiales que se incineran y por tanto se pierden de los ciclos de materiales. El Sur de Madrid pasaría a producir y almacenar miles de toneladas de un combustible formado a partir de residuos, con un alto riesgo inherente de auto-combustión y que podría dar lugar a los últimamente tan comunes incendios en plantas de tratamiento de residuos, como el acaecido la semana pasada en Alcorcón y que provocó una gran nube tóxica que cubrió el Sur de Madrid.

Desde Ecologistas en Acción hemos presentado formalmente ya alegaciones a este proyecto y, además, anunciamos movilizaciones para enfrentarnos a este nuevo atropello a la calidad ambiental y a la Salud de los habitantes del Sur de Madrid.

Para más información, contactar con pinto@ecologistasenaccion.org