En el debate de ayer, en el Congreso de los Diputados, el Presidente del Gobierno volvió a sacar a relucir la futura Ley de Economía Sostenible. Aunque los contenidos de dicha normativa todavía siguen difusos, para Ecologistas en Acción cada vez parece más claro que su nombre debería ser Ley de Crecimiento «Sostenido». Es decir, que de sostenible nada.

José Luis Rodríguez Zapatero desglosó ayer algunos de los elementos de la futura Ley de Economía Sostenible (LES). Su dotación presupuestaria será de 20.000 millones de euros para I+D+i (50% de los cuales serán privados), y 5.000 millones más para una continuación del Fondo Estatal de Inversión Local (FEIL), esta vez más centrado en proyectos de innovación y eficiencia.

Algunas de las líneas que incluirá la LES serán la agilización de contratos públicos, un incremento de la colaboración público-privada (bajo cuyo paraguas se han situado en el pasado privatizaciones de servicios públicos), apoyos a empresas e incentivos a la investigación empresarial. Entre las líneas, afortunadamente, hay una de ahorro energético y la movilidad sostenible.

Para Ecologistas en Acción lo que presenta el Gobierno tiene poco que ver con la sostenibilidad y mucho más con conseguir un crecimiento sostenido, por ello ha rebautizado la ley como Ley de Crecimiento Sostenido.

La organización vuelve a llamar la atención sobre la imposibilidad de crecer continuamente en un planeta de recursos y sumideros limitados, ya que el crecimiento es imposible realizarlo sin continuar con la esquilmación del planeta. A pesar del giro hacia una economía más centrada en los servicios y crecientemente financiarizada, la UE no ha dejado de incrementar el Requerimiento Total de Materiales de su economía. La reconversión que necesita la economía española no es sólo dejar atrás la cultura del ladrillo, sino dejar atrás fundamentalmente la del crecimiento.

La apuesta del Gobierno por centrar la economía más en la innovación, sin duda será un avance hacia la sostenibilidad, suponiendo que este desarrollo técnico se centre en mejorar la eficiencia. Sin embargo, esta no es una condición suficiente para avanzar hacia la sostenibilidad. Ecologistas en Acción recuerda que el parque automovilístico ha ido reduciendo su consumo y sus emisiones progresivamente, sin embargo, a día de hoy, las emisiones totales de gases de efecto invernadero de dicho parque son mayores que las de 10 años atrás, ya que el número de vehículos y los kilómetros recorridos se han incrementado notablemente.

La apuesta por la eficiencia energética y la movilidad sostenible son importantes, sin embargo lo verdaderamente fundamental es que vaya acompañada de un decrecimiento drástico en el consumo energético y la movilidad motorizada. Todo ello acompañado por una reconversión hacia las fuentes energéticas renovables que vaya mucho más allá del tímido objetivo del 20% para 2020 de este Gobierno.

En conclusión, Ecologistas en Acción, vuelve a mostrar su decepción ante un Gobierno que lo único sostenible que tiene es su vocabulario, no sus prácticas.