Cada día generamos más basura, contribuyendo así a que los residuos se convieran en un gran problema, pero algunas soluciones están en nuestras manos. Desde el momento de la compra hasta cuando tiramos la basura, podemos poner en práctica sencillas medidas que reducen notablemente tanto el volumen como la peligrosidad de nuestros residuos.

LAS BASURAS DOMESTICAS

Un gran problema con fáciles soluciones:

REDUCIR,
REUTILIZAR,
RECICLAR,
RECUPERAR


Las sociedades humanas siempre han producido residuos, pero es ahora, en la sociedad de consumo, cuando el volumen de las basuras ha crecido de forma desorbitada. Además se ha incrementado su toxicidad hasta convertirse en un gravísimo problema.

Al tiempo, las reservas naturales de materias primas y las fuentes energéticas disminuyen mientras los costes de su extracción aumentan y son motivos de graves impactos ambientales y desequilibrios sociales. Estamos inmersos en la cultura del usar y tirar, y en la basura de cada día están los recursos que dentro de poco echaremos en falta.

Cada ciudadano genera por término medio 1 kg. de basura al día (365 kg. por persona y año). Estas basuras domésticas (llamadas Residuos Sólidos Urbanos, RSU) van a parar a vertederos e incineradoras. Buena parte de estos RSU, el 60 % del volumen y 33 % del peso de la bolsa de basura, lo constituyen envases y embalajes, en su mayoría de un sólo uso, normalmente fabricados a partir de materias primas no renovables, o que aun siendo renovables se están explotando a un ritmo superior al de su regeneración (p. ej., la madera para la fabricación de celulosa), y difícilmente reciclables una vez se han utilizado.

A lo anterior tenemos que añadir que en el hogar también se producen residuos derivados de pinturas, disolventes, insecticidas, productos de limpieza, etc., considerados residuos peligrosos porque suponen un riesgo importante para la salud o el medio ambiente, pese a que sólo representan un pequeño porcentaje de los RSU.

Toda esta basura puede ser llevados a vertederos, pero ocupa mucho terreno y contamina suelos y aguas. Incinerarla tampoco es la solución, pues se emiten contaminantes atmosféricos y se producen cenizas y escorias muy tóxicas.

Se trata, en definitiva, de que pongamos en práctica la consigna de las tres erres, reducir, reutilizar y reciclar, en este orden de importancia.

Este es a grandes rasgos el panorama de los RSU, pero no hay por qué desesperanzarse. Actualmente disponemos de mecanismos para no generar tantos residuos y recuperar los producidos, así como para introducir procesos industriales más limpios y ecológicos. Pero para que las cosas cambien, las ciudadanas y los ciudadanos tenemos que responsabilizarnos y actuar, adquiriendo nuevos hábitos de compra, recuperando buenas costumbres, exigiendo a empresas y autoridades medidas correctas y colaborando con ellas cuando las ponen en práctica.




COMPOSICION DE LA BASURA

LOS PLÁSTICOS

El 14 % del peso de la bolsa de basura son plásticos, y en su
mayoría provienen de envases de un solo uso y de todo tipo de
envoltorios y embalajes (botellas de PVC o PET, bolsas de polietileno,
bandejas y cajas protectoras de corcho blanco…).

Si se entierran en un vertedero ocupan mucho espacio, tardan desde décadas
hasta milenios en degradarse Si se opta por incinerarlos, originarán
emisiones de CO2, contribuyendo al cambio climático, y otros
contaminantes atmosféricos muy peligrosos para la salud y el
medio ambiente.

Uno de los plásticos de uso más generalizado, el PVC,
produce una elevada contaminación en su fabricación. Si
finalmente se incinera produce unas de las sustancias más tóxicas
que se conocen, las dioxinas y los furanos.

Hay que tener en cuenta, que todos los plásticos se fabrican a
partir del petróleo. Por ello al consumir plásticos,
además de colaborar al agotamiento de un recurso no renovable,
potenciamos la enorme contaminación que origina la obtención
y transporte del petróleo y su transformación en plástico.


LOS “BRICS”

Son envases, normalmente rectangulares, fabricados con finas capas de
celulosa, aluminio y plástico (polietileno). Se utilizan para
el envasado de refrescos, zumos, agua, vinos, salsas, productos lácteos
y otros líquidos, por conservar bien los alimentos y tener
escaso peso y una forma que facilita su almacenaje y transporte. Para
su elaboración se requieren materias primas no renovables de
por sí muy impactantes y consumidores de energía: el
aluminio y el petróleo. A ésto tenemos que añadir
que para elaborar los brics, la pasta de celulosa viaja desde
Escandinavia y la bauxita desde Brasil. Miles y miles de kilómetros
de derroche energético y contaminación.

Por la dificultad de separar el plástico y el aluminio no se
pueden reciclar para producir nuevos “brics”. En Madrid tan
sólo se recuperan el 0’28 %, con los que se fabrican objetos de
poco valor.


LAS LATAS

Los metales en su conjunto representan el 11’7 % del peso de los RSU y
el 4’2 % de su volumen y, en la actualidad, la mayoría son
latas. Fabricadas a partir del hierro, el zinc, la hojalata, el acero y el aluminio, se han convertido en una auténtico problema
al generalizarse su empleo como envase de un solo uso.

El aluminio se fabrica a partir de la bauxita, un recurso no
renovable, para cuya extracción se están destrozando
miles de kilómetros cuadrados de selva amazónica y otros
espacios importantes del planeta. La producción de aluminio es
uno de los procesos industriales más contaminantes: para
obtener una sola tonelada se necesitan 15.000 kw/h, con los
consiguientes impactos ambientales, se producen 5 toneladas de
residuos minerales y se emiten gran cantidad de dióxido de
azufre, fluoramina y vapores de alquitrán que contaminan la atmósfera
y provocan lluvia ácida.

Si son enterrados contaminan las aguas superficiales y residuales a
causa de los aditivos y metales pesados que se incorporan al aluminio,
y si son incinerados originan contaminación de la atmósfera.


EL VIDRIO

Su dureza y estabilidad han favorecido que el vidrio se empleé
para la conservación de líquidos o sólidos, el
menaje del hogar, el aislamiento, etc. No necesita incorporar
aditivos, por lo que no se alteran las sustancias que envasa, es
resistente a la corrosión y a la oxidación, muy
impermeable para los gases… el envase ideal para casi todo. El
problema es que se han generalizado envases de vidrio no retornables,
dando así lugar al disparate de tirar como basura envases
alimentarios que se podrían utilizar hasta 40 o 50 veces, por término
medio.

Los envases de vidrio se pueden reciclar al 100 %, pero no olvidemos
que, en su reciclaje también se gasta energía y se
contamina, lo que es un derroche tratándose de algo que
perfectamente podría ser reutilizado una y otra vez, antes de
reciclarlos.

Es necesario volver a la vieja práctica de la devolución
del casco reutilizable. Para simplificarla sería conveniente
que los envasadores estandarizaran las botellas.


LAS PILAS

Presentan un elevado potencial contaminante, especialmente debido al
mercurio y otros metales pesados que contienen, muy especialmente la
mayoría de las pilas-botón. Una sola de estas pilas
puede llegar a contaminar hasta 600.000 litros de agua. Las pilas
corrientes, si bien no son tan dañinas, tampoco son buenas para
el medio ambiente.


EL PAPEL Y CARTÓN

Son innumerables los objetos de consumo que se empaquetan con papel o
cartón, de forma que estos materiales representan el 20% del
peso y un tercio del volumen de la bolsa de basura. Además, los
sobreempaquetados dan lugar a gran cantidad de envoltorios superfluos
elaborados con estos y otros materiales.

Aunque son de fácil reciclaje, y de hecho se reciclan en buena
parte, la demanda creciente de papel y cartón obliga a fabricar
más y más pasta de celulosa, lo que provoca la tala de
millones de árboles, las plantaciones de especies de
crecimiento rápido como el eucalipto o el pino, en detrimento
de los bosques autóctonos, y la elevada contaminación
asociada a la industria papelera.

Además, no todo el papel puede ser reciclado, los
plastificados, los adhesivos, los encerados, los de fax o los
autocopiativos no son aptos para su posterior reciclaje.


RESIDUOS PELIGROSOS

Aunque significan poco en peso y volumen dentro de los RSU, la elevada
toxicidad de muchos productos de limpieza y aseo, de bricolage,
medicamentos, pilas e insecticidas y fitosanitarios obliga a
considerarlos al margen.

Buena parte de los desinfectantes, limpiahornos, lejía,
detergentes, desengrasantes, blanqueadores, desatascadores, y demás
productos de limpieza que se consumen en el hogar terminan en el desagüe,
contaminando gravemente las aguas residuales y dificultando su
tratamiento en las depuradoras. Además, siempre queda un resto
en el envase que normalmente termina en la basura.

Otro tanto ocurre con los los productos de bricolage (disolventes,
decapantes, barnices, colas y pegamentos, productos anticarcoma, etc.)
que a su elevada toxicidad unen el hecho de ser inflamables y contener
en algunos casos metales pesados como el mercurio, el plomo o el
cadmio, muy contaminantes.

Más peligrosos todavía son los insecticidas y herbicidas
que empleamos en nuestras casas y jardines, pues se trata de venenos,
como los organoclorados y los organofosforados, sustancias tóxicas
que pueden afectar gravemente a la salud humana (alergias crónicas,
cáncer, anorexia, debilitamiento muscular, etc.). Pueden
permanecer durante años en el agua y los suelos. Al ser
bioacumulativos, los seres vivos en contacto prolongado con esas
sustancias corren una alto riesgo de sufrir intoxicaciones a largo
plazo. Además, pueden pasar fácilmente de un organismo a
otro a través de la cadena alimentaria.

Los aerosoles, que corrientemente se emplean como difusores de todo
tipo de productos comportan dos impactos dañinos: el riesgo de
explosión por presión, perforación o calor; y la
destrucción de la capa de ozono a causa de los gases
propulsores. Es verdad que los CFCs que habitualmente contenían
estos aerosoles se están sustituyendo por otros gases, pero
estos sustitutos o bien son más inflamables y explosivos, como
el butano o el propano, o bien también dañan, aunque en
menor medida la capa de Ozono, como el HCFC.

Muchos medicamentos, al desecharse por estar caducados o haber
terminado el tratamiento constituyen una importante fuente de
contaminación, por lo que deberían ser objetivo de una
recogida específica.

A la peligrosidad y nocividad de cada uno de estos residuos especiales hay que sumar que su tratamiento en tanto que residuo es muy complejo. Hay que tener en cuenta que cada uno de estos productos necesitaría un tratamiento específico, lo que es totalmente imposible en vertederos o incineradoras. Por el contrario, lo que allí va a ocurrir es que se mezclan unos con otros, pudiendo dar lugar a reacciones imprevisibles e incontroladas, que dan lugar a contaminantes aún más nocivos, además de provocar explosiones e incendios. Si se incineran, se emiten gases muy tóxicos, como las dioxinas o los furanos. Por todo esto se impone la necesidad de sustituir y reducir esos productos.


Cómo reducir los residuos
En la alimentación
En la limpieza
En el aseo y los cosméticos
En el bricolaje
En insecticidas y herbicidas
En el vestir
Las pilas