Organizaciones de defensa del medio ambiente, de la salud y de los consumidores [1]
se reúnen hoy para exigir al gobierno español el cierre de las minas de mercurio de Almadén. El mercurio está envenenando a millones de personas en el mundo, ya sea porque es utilizado en plantas de cloro-sosa en mal estado en la India, en la fabricación de pilas y baterías en Asia o en la minería artesanal del oro en África, Sudamérica o Asia, donde más de 13 millones de mineros se intoxican con mercurio sin saberlo todos los años .

“La gente de todo el mundo tiene derecho a preguntarse cuánto tiempo más seguirán países como España envenenándoles con este comercio tóxico” declara Michael Bender del Ban Mercury Working Group, una coalición internacional que agrupa a 28 organizaciones no gubernamentales creada para detener la contaminación por mercurio.”Es hora de que Minas de Almadén y Arrayanes (MAYASA ) y el gobierno español presten todo su apoyo a la comarca de Almadén en su reconversión hacia actividades más sostenibles.”

Aunque la extracción minera ha cesado, esta empresa estatal sigue exportando mercurio a todo el mundo a partir de los stocks almacenados y del acuerdo que mantiene con el sector del cloro-sosa, cuyo proceso de fabricación se ha basado en el mercurio durante años, pero que está ahora en fase de reconversión a una producción sin mercurio en toda Europa. Según recientes declaraciones en prensa, la mina de Almadén dispone de “gran cantidad de mineral de cinabrio almacenado” y se encarga de recoger y comercializar el mercurio desmantelado de las plantas de cloro que cambian de tecnología.

Para prevenir esta contaminación es imprescindible actuar inmediatamente y tomar medida concretas a fin de eliminar progresivamente el uso, el comercio y las emisiones. “El gobierno español debería empezar hoy mismo las negociaciones para cerrar la mina y prohibir el comercio de mercurio, sin esperar a 2011 tal y como propone la Estrategia Comunitaria del Mercurio,” afirma Elena Lymberidi, de la Oficina Europea de Medio Ambiente. “De no hacerlo, seguirá la contaminación del pescado, una de las principales fuentes de proteínas en el mundo y que está intoxicando a los consumidores, incluidos los españoles.”

En los últimos cincuenta años, los investigadores han demostrado lo que muchos temían: la salud humana está amenazada por cantidades de mercurio menores de lo que se pensaba. En 2003, el comité científico JECFA recomendaba como umbral de exposición la mitad de la cantidad preconizada admitida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), de 3,3 µg/kg de peso por semana a 1,6 µg/kg de peso por semana .

“Está claro que el gobierno español debe comprometerse a acabar con toda actividad relacionada con el mercurio en Almadén”, declara Leticia Baselga, de Ecologistas en Acción y coordinadora en España de la campaña “Mercurio Cero”. Genon Jensen, de la Alianza Europea de Salud Pública, añade “Es hora de acabar con este comercio mortal. Los gobiernos y la gente deben saber que son dañinos incluso niveles muy bajos de mercurio, sobre todo para las mujeres en edad fértil o embarazadas y sus bebés.”

Para concienciar sobre los impactos del mercurio y la urgencia de las medidas a tomar tanto en la Unión Europea como en el resto del mundo, la Oficina Europea de Medio Ambiente de la que es miembro Ecologista en Acción, ha organizado la conferencia internacional “Hacia un mundo sin mercurio”. En ella participan más de 80 participantes procedentes de varios países de la Unión Europea, de Noruega, EEUU, India, Brasil, China, Perú e India, incluidos representantes de la Comisión Europea, de ministerios de medio ambiente, de la industria, universidades, centros de investigación, hospitales y organizaciones de defensa del medio ambiente y la salud.

- La problemática del mercurio

Notas

[1] Ecologistas en Acción, una confederación española formada por más de 300 grupos de todo el país. Pertenece al llamado “ecologismo social” que considera que los problemas ambientales y socials están relacionados con el incremento de la producción globalizada y los patrones de consumo, patrones que es necesario modificar para evitar una crisis ecológica.

The European Environmental Bureau (EEB) is a federation of more then 140 environmental citizens” organisations based in all EU Member States and most Accession Countries, as well as in a few neighbouring countries. These organisations range from local and national, to European and international. The aim of the EEB is to protect and improve the environment of Europe and to enable the citizens of Europe to play their part in achieving that goal.

The Ban Mercury Working Group is an international coalition of 27 public interest non-governmental organisations from around the world formed initially in 2002 by 2 US based NGOs, the Basel Action Network (www.ban.org) and the Mercury Policy Project (www.Mercurypolicy.org). working to end pollution from the toxic metal — Mercury.

European Public Health Alliance Environment Network (EPHA-EEN) is an international non-governmental organisation advocating environmental protection as a means to improving health and well-being. Member groups and organisations represent health, environment, women, health professionals and others. The group has a diverse membership, 29 members with 5 international organisations, 10 European networks and 14 national/local organisations, including non-governmental organisations, professional bodies representative of doctors and nurses, academic institutions and other not-for-profit organisations.

The Natural Resources Defense Council (NRDC) is a private, U.S. not-for-profit environmental organization that uses science, law, and the support of more 500,000 members nationwide to protect the planet's wildlife and wild places, and to ensure a safe and healthy environment for all living things.,

Arnika is a Czech non-governmental organization. Arnika's mission is the improvement of environment by the means of preventing its toxic pollution and restoration of the landscape natural values in the Czech country, also in European context.

And with the support of NGOs from India (Toxics Link), China (Global Village of Beijing), Brazil (Association for Combats against the POPS).