Ante la insistencia de Canadá de seguir extrayendo mineral de amianto y exportarlo a países asiáticos, defendiendo que el uso controlado del amianto blanco no es nocivo para la salud, la prestigiosa revista médica Lancet ha denunciado la doble moral de este país que tiene de facto “prohibido” el uso de cualquier tipo de amianto.

Muchos informes científicos y las instituciones internacionales correspondientes se han pronunciado sobre esta práctica, y sobre la viabilidad inocua del uso controlado del crisotilo o amianto blanco. Así, la OIT, en septiembre de este año, ha mostrado su posición mostrando que “seguirá promoviendo en el futuro la eliminación del uso de todas las formas de asbesto y de los materiales que lo contengan”. Igualmente la Confederación Sindical Internacional en su segundo Congreso Mundial celebrado en Vancouver, en junio de 2010, insta a sus organizaciones filiales a “lograr una prohibición total mundial del uso y la comercialización del amianto”.

Ecologistas en Acción se une a esta denuncia por el atentado a la salud humana (el amianto es la primera causa de cáncer laboral en el mundo) y ambiental y por la doble moral de este país industrializado y rico mantiene respecto a los países emergentes y pobres: la de exportar los daños a los más débiles. Y se une al clamor de las Asociaciones que luchan por la prohibición del amianto en el mundo.

Actualmente más de 125 millones de personas de todo el mundo se encuentran expuestas al amianto en su lugar de trabajo” (OMS, 2006: 1). Como consecuencia más de 100.000 personas mueren cada año por esta causa, que equivale a un World Trade Center cada 10 días.

El número de enfermedades sigue aumentado incluso en los países en los que se prohibió este material en los años noventa debido al largo periodo de latencia de estas dolencias; y “aunque se prohibiera su utilización de inmediato, el número de muertos que provoca solo comenzará a disminuir dentro de varios decenios” (OMS, 2006: 2).

En síntesis, cada cinco minutos muere una persona en el mundo de una enfermedad debida al amianto o asbesto y así seguirá ocurriendo durante muchos años.