Las cooperativas de trueque tratan de poner en cuestión los fundamentos del sistema económico actual proponiendo otra forma de entender las relaciones económicas.
- La cooperativa permite ser “rica” a toda persona que esté dispuesta a intercambiar lo que sabe hacer y lo que tiene. Tu riqueza está en el trabajo que puedes hacer.
- No permite “producir” dinero con dinero. La especulación monetaria es el fundamento del sistema financiero actual.
- No es posible concentrar capital (poder) sustrayéndolo del trabajo de otras personas (plusvalía).
- Ayuda a descubrir que puedes hacer más tareas y ser más útil de lo que te reconoce el mercado laboral permite aumentar la autoestima.
- La decisión sobre el valor del trabajo o de los bienes es del colectivo que intercambia. No viene determinado desde el poder económico.
- Las cooperativas de trueque favorecen la economía local, la proximidad. La riqueza de sus miembros no sale fuera y no puede ser sustraída desde el exterior o desde el poder.
- Lleva a preguntarse sobre las necesidades reales y sobre los recursos para resolverlas.
- Los intercambios facilitan las relaciones de confianza y afecto frente al intercambio impersonal y monetizado de la economía convencional.
- El trueque minimiza, la exclusión social en virtud del tejido social que ayuda a crear.
- El mercado laboral sólo nos permite ofrecer aquello para lo que estamos “cualificados” oficialmente. En el sistema de trueque podemos ofrecer habilidades o aficiones independientemente del reconocimiento “oficial”
- La economía actual se basa cada vez más en la lejanía bajo la excusa de la “globalización”, las cooperativas de trueque se fundamentan en la proximidad, acercan a las personas y a las cosas eliminando el transporte innecesario.
- Aumenta el poder de los colectivos. Aprovecha las sinergias, pone en relación lo mejor de cada uno/a.
- Lleva a preguntarse sobre la distribución de la riqueza y el valor de los recursos, los trabajos.
- Pone en cuestión el valor actual del dinero. No es un fin sí mismo sino en el mejor de los casos sólo un sistema de información.
- La cooperativa de trueque es una plataforma desde la que se pueden poner en marcha otras iniciativas colectivas.

Pasos a dar

- Reunir a un pequeño grupo interesado en su organización.

- Buscar la asesoría de alguien que forme parte o conozca bien alguna cooperativa de trueque.

- Hablar largamente sobre las posibilidades de una cooperativa de trueque, su alcance, su significado y cuales son nuestras expectativas en el ensayo.

- Decidir cual será el mecanismo de funcionamiento.

- Preparar una hoja de inscripción, los datos personales, los apartados que tendrá y sus subapartados, en función de los intercambios que preveáis o queráis facilitar.

- Contar a los/as amigos/as la idea y distribuir las hojas de inscripción a quién esté interesado/a en participar.

- Recomendar que se complete despacio, con imaginación, señalando aquello que se tiene interés en ofrecer o pedir, aunque en un momento dado se pueda decir no a una propuesta.

- Convocar una reunión para crear un equipo organizador de cómo repartir las tareas (recoger hojas, hacer el boletín, archivar la información, registrar los intercambios…), también para que los socios y socias sepan a quién dirigirse en cada ocasión.

- Sacar un primer boletín de ofertas y demandas. Entregar o enviar por correo a todas las personas que se inscribieron. Pedir que se revise por si hubiera algún error, y para saber todos los bienes y servicios que ofrece la cooperativa.

A partir de este momento se puede empezar a intercambiar

Sugerencias de funcionamiento

- Renovar cada cierto tiempo el boletín, incluyendo los datos que cambian (habremos pedido a la personas socias que nos comuniquen si hay variaciones en sus ofertas y demandas) y los datos de las nuevas personas socias.

- Reunir periódicamente al grupo (cada dos, tres meses…) con varios objetivos: facilitar el conocimiento de quienes no se conocen, facilitar que se acuerden y realicen intercambios y, recoger ideas sobre el funcionamiento, organización y mejora de la cooperativa.

- En estos encuentros puede haber un momento de asamblea, recogida de ideas y organización, otro momento de encuentro informal, un mercadillo (suelen tener éxito), un tablón de anuncios para intercambios del momento, incluso un espectáculo ofrecido por alguna persona cercana a la cooperativa, o sea, que no cobre, etc.

- Se puede organizar una cadena telefónica fija para peticiones u ofertas que no pueden esperar al siguiente boletín.

- Se puede preguntar cada cierto tiempo (¿dos años?) a las personas que no han realizado ningún intercambio si tienen intención de seguir.

Cada persona interesada rellena un cuestionario señalando aquellos servicios o bienes que busca y que ofrece.

Toda esta información se distribuye periódicamente entre l@s soci@s.

Cuando una persona encuentra un servicio o cosa que le interesa se pone en contacto con quien lo ofrece y busca con ella un acuerdo que incluye

- si se realizará o no el intercambio (nadie está obligado a realizarlo aunque lo haya ofrecido en el boletín)

- el valor en “VALES” que se da al intercambio (pueden hacerse también intercambios con un valor simbólico o “gratuitos”)

- las características del intercambio (cuándo, donde…)

Inscripción a la cooperativa

Una vez realizado el intercambio cada una de las partes informa a la cooperativa de qué se ha intercambiado, con quién, la fecha y por cuantos VALES. (Si alguien no quiere comunicar el contenido del intercambio puede no hacerlo, pero debe informar del resto de los datos)

Periódicamente se envía una información actualizada de las cuentas de cada soci@ y de la cooperativa.

La información de los intercambios es muy importante para poder conocer el alcance y las características del sistema de trueque. Cada soci@ lleva su hoja de registro personal de intercambios e informa a la cooperativa al menos una vez al mes

Si una persona quiere añadir o modificar algún dato del boletín informa a la comisión de organización y los datos nuevos aparecerán en el siguiente boletín

Cuando una persona entra en la cooperativa se le dan 30 VALES desde la cooperativa para que esta pueda empezar a realizar intercambios sin miedo a endeudarse inicialmente.

Los nuev@s soci@s deberán ser avalados por dos soci@s de la cooperativa que a su vez formarán parte de la comisión de conflictos en el remoto caso de que esta fuera necesaria. Las personas que avalan tienen también la función de explicar, acoger y animar a la gente que avala.

Será necesaria una pequeña aportación monetaria (3 € al año) para cubrir los gastos de comunicación y fotocopias.

Tú decides cual es su valor. En función del tiempo, de lo que te cueste hacerlo, de las ocupaciones que tengas en ese momento, en definitiva del valor que le quieras dar siempre que a la otra parte le pueda interesar. A título orientativo la cooperativa propone valorar en 10 VALES la hora de servicios.

Este sistema permite valorar trabajos que a menudo no están pagados en el mercado como limpiar o hacer recados. También permite ejercer ocupaciones que sabes hacer aunque no tengas título. Sorprende la cantidad de cosas que uno puede hacer y no puede ofrecer en el mercado laboral

Muy bien, pero…

¿Qué trabajos se pueden ofrecer? Todos aquellos que permite tu interés, tu habilidad y tu imaginación. El cuestionario te puede dar ideas pero tu puedes añadir todas aquellas actividades que quieras.

¿Porqué se propone usar VALES y no intercambiar sin más lo que se sabe o se tiene? Por supuesto eres libre de ofrecerlo sin pedir nada a cambio. Sin embargo, en muchos casos, valorar en VALES el intercambio tiene ventajas. Facilita pedir cosas sin la idea de que te están haciendo un favor o que estás abusando de alguien, ayuda a que los intercambios sean más equilibrados y la gente de y reciba. El poder pedir también permite ofrecer más, por ejemplo alguien puede estar dispuesto a arreglar un mueble si otra persona se ocupa de hacer su compra. Poca gente se atrevería a pedir trabajos de envergadura o repetir con frecuencia una petición si no ofrece VALES a cambio que permitan a la otra parte beneficiarse en otro momento.

¿Cuantos VALES se pueden gastar? Por el momento no hay tope, incluso es útil para la cooperativa que haya movimiento de vales porque estimula los intercambios. Solamente si alguien se endeudara en una cantidad muy alta durante un tiempo largo se le daría la posibilidad de hacer trabajos para disminuir su deuda.

L@s soci@s adquieren el compromiso de tener +30 VALES en su cuenta (los mismos con los que entraron) cuando deseen abandonar la cooperativa.

¿Qué pasa si alguien no quiere aceptar en un momento concreto un intercambio que ofreció en el boletín? Nada. No existe ninguna obligación de hacerlo. Es posible que no te venga bien o no alcances un acuerdo en la forma, momento o valor del intercambio. La información de lo que ofreces o demandas que aparece en el boletín es orientativa.

¿Qué hacer si no quedas conforme con el trabajo realizado? Primero hablar con la persona que lo hizo e intentar resolverlo. De todas formas en cualquier trabajo existe un pequeño riesgo de no quedar conforme. Si el desacuerdo se mantiene se puede montar una comisión mediadora, en la que participan los soci@s que avalan a las personas implicadas que tratará de resolverlo. En cualquier caso es útil aprender a desarrollar sistemas para resolver conflictos.

¿Es necesario intercambiar a través de la cooperativa los intercambios que ya se hacían de forma espontánea con las personas cercanas?. No. Es más, si te resulta incómodo una sugerencia podría ser: no meter por la cooperativa los intercambios que ya venías haciendo. O sea, no es necesario que le pidas unos VALES a tu hermano por dejarle tu bicicleta o a tu novio/a por usar la mitad de tu cama. ¿O sí?