Los delegados de más de 100 países han comenzado la tercera ronda de negociaciones en Nairobi (Kenia) para un tratado jurídicamente vinculante sobre el mercurio. Organizaciones No Gubernamentales, preocupadas por temas, tanto ambientales como se salud pública, de todo el mundo, piden a los gobiernos que comiencen a poner en marcha medidas específicas para frenar la creciente ola de contaminación por mercurio en todo el mundo.

Los delegados han presentado un borrador de tratado y se espera que sea utilizado como punto de partida para las negociaciones.

“Demasiadas opciones están sobre la mesa”, dijo Elena Lymberidi-Settimo, Coordinadora del Grupo de Trabajo Mercurio Cero (ZMWG) y co-coordinadora de la Oficina Europea de Medio Ambiente, organizaciones a las que pertenece Ecologistas en Acción. “Es hora de eliminar las opciones más débiles en el camino hacia la construcción de un sólido tratado sobre el mercurio”.

“Los gobiernos están casi a la mitad del proceso de negociación, por lo que es necesario que empiecen a ponerse de acuerdo sobre acciones significativas”, dijo Michael Bender, del ZMWG y coordinador de Mercury Policy Project, en los EE.UU. “Sin una acción coordinada de la comunidad internacional, la contaminación por mercurio seguirá amenazando a las poblaciones vulnerables en todo el mundo”

Desde Ecologistas en Acción, como del resto de las ONG presentes, entendemos que las acciones más significativas, para lograr un tratado sólido, deberían obligar a:

  • Eliminar el uso de mercurio en la mayoría de los productos y procesos industriales;
  • Reducir el suministro mundial de mercurio mediante la eliminación de la minería del mercurio, y limitar estrictamente el comercio de mercurio a los pocos usos permitidos en virtud del tratado;
  • Exigir a las mejores tecnologías de control disponibles para reducir las emisiones de mercurio a partir de las principales fuentes de emisión, tanto nuevas como existentes, como las centrales termoeléctricas eléctricas de carbón y las fundiciones de metales no férreos;
  • Exigir a los gobiernos la puesta en marcha de planes de acción para reducir el uso y la liberación de mercurio de la minería artesanal de oro a pequeña escala;
  • Mejorar la capacidad global para gestionar de forma segura los residuos de mercurio y dar respuesta a los sitios contaminados, además de considerar los riesgos a las poblaciones vulnerables, y
  • Proporcionar fondos suficientes cuando sea necesario para ayudar a los países menos desarrollados.

“La ocasión de tomar medidas audaces y decisivas es clara”, dijo Richard Gutiérrez, de ¡Fuera Tóxicos!, en Filipinas,”Tenemos avanzar a partir de los valores ya establecidos, como son el principio de precaución, que quien contamina paga, y la justicia ambiental, entre otros. “

Las organizaciones no gubernamentales desean trabajar con los gobiernos en INC 3 para lograr estos objetivos, de modo que para el INC 4 las líneas básicas del tratado estén claras.