Un centenar de personas voluntarias se dieron cita este sábado 11 de febrero, por septimo año consecutivo, en el denominado Monte de los voluntarios, situado en zona limítrofe entre Berrocal y El Madroño. El objetivo de la convocatoria realizada por Ecologistas en Acción de Huelva y Sevilla, dentro de la campaña “Un andaluz, un arbol”, no era otro que continuar con las labores de reforestación en la zona destruida por el gran incendio de 2004 que asoló buena parte de la Cuenca Minera.

A las orillas de la Ribera del Gallego, Juan Romero de Ecologistas en Acción y portavoz de la Plataforma “Fuegos nunca más” dió la bienvenida a las personas participantes, destacando la necesidad de proteger y cuidar el bosque mediterraneo como fuente de riqueza, empleo y vida frente a la crisis económica. El portavoz ecologista señaló que la vida rural, la cultura popular, así como la biodiversidad necesitan de los bosques y por ello, acciones de reforestación como las realizadas en esta zona son claves para el desarrollo rural. No faltaron tampoco las críticas a la desordenada proliferación de cultivos de eucaliptos ante la complicidadad de la administración responsable incapaz de planificar dichos cultivos e impedir los graves impactos que generan.

Juan Romero reclamó también investigación urgente y soluciones ante la seca que desde hace años está acabando con Encinas y Alcornoques, dos de las especies más representativas y valiosas del bosque mediterraneo y terminó invitando a comprobar los resultados positivos de las reforestaciones realizadas, evidenciados en la presencia y desarrollo de numerosos ejemplares jóvenes de las especies plantadas.