Los representantes ecologistas y sindicales en el Consejo Asesor de Medio Ambiente denuncian la grave y creciente parálisis de las políticas ambientales del gobierno de Valcárcel y el Consejero Manuel Campos, con un medio ambiente cada vez más ignorado, con menos presupuesto, menos recursos humanos (reconocido por el propio Director general de Medio Ambiente), menos gestión real y crecientes incumplimientos de la normativa vigente por parte de la propia administración, todo lo cual está degradando la calidad ambiental de todos los ciudadanos.

Los representantes ecologistas y sindicales en el Consejo Asesor de Medio Ambiente (Ecologistas en Acción, ANSE, UGT y Comisiones Obreras), tras la reunión del CARMA que se acaba de celebrar después de tres años de total inactividad, manifiestan su enorme decepción por la ausencia de voluntad política del gobierno de Valcárcel en materia de medio ambiente, la parálisis en conservación de la naturaleza y protección ambiental, el desmantelamiento organizativo, de presupuestos y de recursos humanos y el nulo interés y respeto por la participación pública y el funcionamiento del Consejo Asesor.

El Consejo Asesor celebrado este jueves muestra con absoluta claridad el desprecio por las políticas ambientales y por el propio Consejo Asesor de Medio Ambiente, evidenciado por la ausencia del Consejero Manuel Campos que debía haberlo presidido. A ello se unen los escasos resultados prácticos de dicho Consejo Asesor, dado que, una vez más, ha concluido sin avances concretos, por ejemplo sin la aprobación definitiva de los planes de ordenación, algunos pendientes desde hace casi 12 años, como es el caso del Mar Menor, Ajauque o Saladares del Guadalentín. Además siguen sin aprobarse los planes de conservación de especies amenazadas, cuyo incumplimiento puede en algunos casos suponer la pérdida o devolución de fondos europeos, como ha ocurrido ya en ocasiones anteriores, por ejemplo proyectos LIFE, por el incumplimiento de los compromisos e inadecuada gestión.

Ecologistas en Acción, ANSE, UGT y Comisiones Obreras constatamos que la planificación ambiental continúa paralizada a la vez que la gestión es cada día más precaria e insuficiente por el draconiano recorte en personal y recursos humanos. Estos y desgobierno ambiental no hará sino empeorar con los inaceptables recortes presupuestarios y de recursos humanos aplicados, con los que será imposible por ejemplo cumplir con el plazo impuesto por Bruselas para aprobar los planes de gestión de la Red Natura 2000, que se cumple en menos de un mes. A la vez, cada día hay menos efectivos para labores de vigilancia e inspección ambiental. Esta anulación por incomparecencia de la política ambiental se está traduciendo ya y aún lo hará más a corto plazo, en una profunda degradación de la calidad ambiental que erosionará uno de los pilares básicos de la calidad de vida y bienestar de los ciudadanos, que junto a Sanidad y Educación se sustenta en un Medio Ambiente adecuado.

Por todo ello Ecologistas en Acción, ANSE, UGT y Comisiones Obreras reclamamos al Presidente Valcárcel que demuestre con hechos un giro de 180º en la política ambiental regional, tanto en voluntad política como en recursos presupuestarios, humanos y reactivación de la participación pública.