La pacificación de las vías de nuestra ciudad es el paso más sencillo, económico, viable, rápido y eficaz para la transformación social que deseamos: la recuperación y humanización del espacio público y la sustitución del coche por otros modos de transporte más justos.

También creemos que es la principal vía para favorecer el uso de la bicicleta.

Como ciclistas hemos reclamado durante tres décadas la implantación de una red ciclista básica y nos congratulamos de que en 2013 el Plan Director de la Bicicleta (PDB) de nuestra ciudad (Las Palmas de Gran Canaria) aborde por primera vez esta demanda ciudadana con seriedad, contundencia y ambición, siguiendo pautas contrastadas en otras ciudades.

Consideramos las vías ciclistas segregadas como un medio para que muchas personas, en especial las que aprenden a circular, comiencen a ganar la seguridad necesaria para circular por toda la ciudad, y ansiamos el éxito del PDB ante este reto. Queremos vías ciclistas, pero no para encerrarnos en ellas. Porque queremos una ciudad ciclable, no entenderíamos que nos obligasen a circular por ellas.

El reto actual es remover los obstáculos que el actual diseño de la ciudad y sus normas de circulación suponen al derecho de la mayoría y de las minorías más débiles a disfrutar de una ciudad más amable, a desarrollar sus actividades y trasladarse de un modo más sostenible.

Como parte integrante de ConBici y de Ben Magec-Ecologistas en Acción, nos unimos a la Iniciativa Ciudadana Europea que reclama la reducción de la velocidad máxima de circulación en núcleos urbanos a 30 kilómetros por hora. Reclamamos también a nuestro Ayuntamiento la implantación de esta medida integral, combinada con “zonas 20”.

Además, el diseño y la conexión adecuada de zonas 30/20 en forma de itinerarios con prioridad peatonal y ciclista permite bastante eficazmente abordar y no posponer la mejora de la ciclabilidad de la ciudad otro año (u otros años) más. Proponemos este tipo de medidas por su facilidad de implementación, bajo coste, elasticidad y reversibilidad, así como por la posibilidad de implicación participativa de la ciudadanía en su diseño.

Las Palmas en Bici-Ecologistas en Acción invita a la ciudadanía a sumarse a esta iniciativa